Reseña: Batman. El Príncipe Oscuro, de Enrico Marini

No podía demorarlo más. Hincar el diente al Batman de Marini, ese del que tanto se ha hablado, era cuestión de tiempo. Llegó una época en la que los superhéroes más reconocidos pasaron a ser propiedad del autor. A nivel oral, quiero decir: el Flash de…, el Superman de… ¿has leído el Batman de Marini? Quizás esta última pregunta es la que llevaba atosigándome un tiempo. Pintaza tenía. Batman: El Príncipe Oscuro del aclamado maestro del cómic europeo Enrico Marini (El Escorpión, Rapaces, Las Águilas de Roma); una historia, un cómic donde hace debut el maestro en el noveno arte norteamericano con una novela gráfica protagonizada por tres iconos principales como son Batman, el Joker y Catwoman.

Con una máxima propuesta: ¿qué conexión secreta comparten tanto Batman como el Joker con una extraña y misteriosa joven? Después de ser secuestrada por el más maquiavélico villano, el Caballero Oscuro se sumerge profundamente en el inframundo de Gotham City. Toca correr a contrarreloj para encontrarla. Nos enteramos con el paso de las páginas que para el orejas picudas, en realidad, estamos ante un tema bastante personal. Esta edición íntegra de Batman: El Príncipe Oscuro recopila las dos suntuosas entregas de la serie original e incluye una introducción del autor, así como una nueva sección de bocetos. Una colección que combina historia decente con ilustraciones maravillosas donde el dibujante de cómics italiano muestra su don.

¿Vale la pena? Y tanto. Es de esas tramas donde la tensión es mantenida por Batman y su némesis. El enfoque se centra en darle a cada personaje su momento, ofreciendo algunas páginas épicas en cada caso. Y aunque la historia no es mucho más original que otras medianamente buenas del Caballero Oscuro, el arte compensa ese disfrute que falta, ofreciendo una experiencia de lectura agradable. ¿Algo más de la historia? Venga va. La historia principal sigue un enfrentamiento directo entre Batman y su archienemigo de toda la vida. Batman tiene la oportunidad de mostrar su dedicación a la justicia y su gran cantidad de artilugios geniales en este cómic como en otros tantos. Por otro lado, el Joker va llenando cada escena en la que participa con su humor macabro y con algunas interacciones impresionantes donde dicho bravucón acaba de cometer un secuestro. Nada nuevo o diferente, pero representaciones clásicas y entretenidas de ambos personajes que gustan y con una historia respaldada por el misterio potencial que empieza a cernirse sobre el hijo de Bruce Wayne. Un punto de la trama que aparece al principio del volumen y se resuelve al final, dando a los lectores un interés inmediato por saber. Lo que muestra también que este guión fue diseñado para ser degustado como un todo.

La distracción significativa de esta historia es obviamente la inclusión de Catwoman. Selina Kyle aparece dentro y fuera de varias escenas, en múltiples puntos y te vas preguntando el por qué de tanta intervención… Bellamente dibujada como os decía antes, el inconfundible estilo de Marini hace que te enamores rápidamente de él, si no lo conocías ya. Una historia que retrata de todas-todas al Caballero Oscuro, a sus mejores enemigos y a la propia Ciudad de Gotham en una reimaginación radical de su mitología. Un tomo bastante atractivo en cuanto a lo que supone; cada página está detallada y bien distribuida de una manera que ayuda a asimilar la historia que se cuenta. Los diseños de personajes son el aspecto más singular de Batman: El Príncipe Oscuro. Una resolución para el misterio que además os dejará con las patas colgando pues todo parece indicar que Joker es el verdadero padre del niño…

Para los que buscan siempre esa combinación de guión entretenido y arte maravilloso, con algunos momentos divertidos entre Batman y el Joker; podrás encontrarlo, sin duda, en Batman: El Príncipe Oscuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *