Reseña: 13, de Steve Cavanagh

Aunque este es el cuarto libro de la serie de Eddie Flynn, se puede leer de forma independiente. Estamos ante un espectacular thriller de asesino en serie ambientado en la ciudad de Nueva York. Mas, hay que destacar a los dos protagonistas principales. Eddie Flynn, ex-estafador que decidió cambiar el rumbo de su vida para hacerse abogado. siempre en primera persona nos irá narrando el caso del que debe ocuparse. Salomón, un actor de Hollywood, está siendo acusado de asesinar a su esposa y al guardaespaldas en un crimen extraño donde una de las victimas apareció con algo dentro de la boca. Aunque no parecen haber dudas de la culpabilidad, Eddie cree en la inocencia de su cliente. Por otra parte, Joshua Kane, un asesino en serie con un «modus operandi» a seguir, en vez de sentarse en el banquillo de los acusados, estará en el jurado del popular juicio. Sus movimientos serán contados por un narrador.

Las personas más peligrosas son las que no notamos. Caminan entre nosotros, cazando a la intemperie. Esta es la base del intenso thriller de Cavanagh. Como un mago, controla de forma magistral su historia con unos giros verdaderamente magistrales. El asesino en serie que crea es inteligente, manipulador y tiene una capacidad casi sobrenatural para asumir otras personalidades. Se mezcla sin esfuerzo, toma la vida de otros a su antojo sin ningún remordimiento, incapaz de sentir dolor físico, se siente intocable. Aunque no está sólo.

Una historia con una trama que nunca descansa, pero los últimos capítulos son ya de una tensión insoportable casi de infarto. No pude, ni creo que podáis ahí detener la lectura. Un libro inteligente lleno de personajes secundarios muy bien cuidados. Un fiscal impecable que nunca ha perdido un juicio y ese agente del FBI que sabe que existió hace ya años un asesino en serie al que apodaron Dollar Bill, que dejaba la misma marca de presentación que el actual asesino. Nunca lo atraparon. Pero si el autor escribió algunas partes con una calidad que asusta, fue la interpretación del abogado Eddie. Al haber sido antes un estafador profesional, utiliza esa habilidad para manipular las preguntas para con los testigos, los embauca con su charlatanería, hay trozos que de por sí valen casi el libro completo.

Las circunstancias irán cambiando a gran velocidad. De tener el asesino todo a su favor gracias a sus trasformaciones, a verse acorralado por un abogado del que no esperaba tanta astucia. No dejará de parecerse a un duelo de titanes. Dos mentes se enfrentan entre sí ¿Quién ganará? Steve Cavanagh no se dedica tan solo a sus protagonistas, también deja un poco de esa manipulación para el lector. No creías al pie de la letra todo lo que se dice, que controláis, Cavanagh hace un trabajo brillante jugando con el lector. Casi nunca sabremos qué esperar.

Una historia retorcida que te atrapa de un asesino en serie que se hace preguntas a sí mismo. ¿Cambiaría su mirada en el momento de abandonar este mundo? Solo con pensarlo, un escalofrío de placer recorre su cuerpo. Recomiendo este libro sí o sí. Recordad: el asesino no está en juicio, él está en el jurado… Un asesino, un abogado y un sueño americano que en sí siempre fue una gran mentira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *