Reseña: American Monster, de Brian Azzarello y Juan Doe

Planeta Cómic dio una gran noticia para el aficionado al cómic comunicando que a partir de marzo de 2019 comenzarían a publicar los cómics de Aftershock en España. Los títulos de Aftershock, independientes entre sí pero con una línea editorial común, van desde miniseries hasta series regulares que cubren todo tipo de géneros: serie negra, sobrenatural, espías, fantasía heroica, ciencia ficción…; cada una de estas colecciones suele aportar un tono único de inicio. Y por lo que he podido leer hasta ahora, un inicio fantástico. El plan editorial de Planeta Cómic comunicó también que cada mes se lanzarían uno o dos tomos de las distintas series, por lo que la continuidad mensual de Aftershock en nuestras librerías está garantizada. Series atrevidas, revolucionarias e interesantes del panorama actual norteamericano y con autores de renombre. Desde entonces, series como Animosity o Jimmy’s Bastard han visto la luz. En abril le siguió Insexts y ahora nos llega esta chulada de Brian Azzarello y Juan Doe, la exitosa en USA, American Monster.

Un buen tomito en tapa dura que recopila los primeros cinco números de la serie. La cuarta serie publicada de Aftershock en nuestro país viene de la mano del gran Brian Azzarello, del que eternamente recomendaré su serie 100 Balas. Como buen cómic de Azzarello, las primeras páginas de American Monster son impactantes: el asalto a una casa donde una mujer recibe un tremendo golpe en la cara, dejándola lista de papeles. Momentos fuertes que te desafían a seguir enganchado para perseguir el porqué de todo. Y entonces descubres que la trama se abre en tres frentes: traficantes de armas llevando a cabo su propia justicia, una chica llamada Snow aprovechándose de un mirón para ganar dinero, y finalmente, el personaje central, un tipo lleno de cicatrices regresando a la ciudad. Pero a ver, os cuento un poco del guión en general, que a veces me embalo cuando algo me gusta mucho: En una pequeña ciudad del medio oeste, un tipo enorme de cara horriblemente rajada se baja de un autobús y toma una habitación. Asusta a los lugareños, nadie lo conoce, ¿o sí? Es imposible decirlo porque aparentemente no tiene rostro. Las intenciones del hombre siguen siendo desconocidas, hasta que se enfrenta a un sheriff corrupto y al grupo de traficantes del pueblo. Tras esto, la opinión de los lugareños cambia. Ahora se le ve como un héroe. Hasta que sus verdaderas intenciones salen a la superficie… Pues este hombre no parece estar aquí para acabar con la mafia. Más bien para estar haciéndose cargo de ella. Bien, esto solo acaba de empezar: un veterano estadounidense quemado, desfigurado y cabreado tras pasar por el infierno. Theo Montclaire tiene muchos agujeros que tapar. Y afortunadamente, sabe diferenciar a sus víctimas. Las que merecen desatar más su furia y las que menos. Eso sí, aquí no se libra ni el tato.

Brian Azzarello hace en American Monster lo que mejor sabe hacer. Saca a relucir su don: violencia, desprecios, estupidez de jóvenes, decisiones clave y vidas que se alteran por mínimas decisiones tomadas. Que el lector se sienta cómodo tras presenciar personajes de cómics que tienen mucho parecido con gente real. Ignorantes y otros que no lo son tanto. Gente que acepta el sacrificio de vivir. Cada escenario parece programado para provocar una respuesta emocional y hacerte pensar. Con unos dibujos maravillosos de Juan Doe, que le vienen que ni pintado. Un dibujo que se intuye a mano alzada, con un estilo de gráficos vectoriales que simplemente molan. Limpio y nítido, combinado con una paleta de colores oscuros y tenues que te absorben en bastantes primeros planos.

American Monster es una lectura sombría, el género negro bien tratado en cómic que contiene también las buenas bases del género de acción de las pelis de los 70s a lo Walter Hill. Además, deja el poso de saber que Brian Azzarello solo está calentando motores para un golpe de los gordos en un breve futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *