Warning: include_once(/homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-content/plugins/active-campaign-wpforms/active-campaign-wpforms.php): failed to open stream: Permission denied in /homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-settings.php on line 362

Warning: include_once(): Failed opening '/homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-content/plugins/active-campaign-wpforms/active-campaign-wpforms.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php7.3') in /homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-settings.php on line 362
Reseña: Jirel de Joiry, de Catherine L. Moore | Crónicas Literarias

Reseña: Jirel de Joiry, de Catherine L. Moore

Catherine Lucille Moore (1911-1987) fue una escritora estadounidense especializada en Fantasía y Ciencia Ficción. Fue una de las primeras autoras de la corriente conocida como ficción especulativa, es decir, una denominación general de aquellos géneros de ficción que suceden en un espacio y entorno realista pero con escenarios fantásticos o irreales. A los que nos gusta el género fantástico más clásico, el pulp del bueno, conocemos a Catherine L. Moore porque se casó con el maestro del género fantástico Henry Kuttner y que a raíz de su boda, mantuvieron una relación de colaboración literaria sorprendentemente fructífera, pues sus estilos se complementaban muy bien: él se encargaba de los argumentos y la acción mientras que ella se ocupaba de las descripciones y la ambientación. Y es en la ya indispensable editorial de libros de bolsillo Costas de Carcosa donde vamos a encontrar una de las obras (o mejor dicho personajes) más conocidos de Moore. Un buen cúmulo de pulp, una serie de historias que te trasladan, te absorben desde la primera página. Fue la editora Marion Zimmer Bradley (la cual ideó la primera antología fantástica dedicada únicamente a heroínas) la que djo que Jirel de Joiry, de C.L. Moore, se podría considerar la primera mujer en la Espada y Brujería. Y que muchos y muchas crecieron entre sus aventuras queriendo ser Jirel; pelirroja, de ojos amarillos como una leona feroz, surge de la incuestionable cultura popular contemporánea de los años 30, junto con sus primos de género. Desde entonces, la Fantasía, Ciencia Ficción y el Terror ya no cuenta solamente con hombres a espuertas. Tantos autores como protagonistas femeninas prosperan en la ficción especulativa y parece difícil imaginar un momento en el que suceda lo contrario. Es entonces cuando C. L. Moore empieza a romper barreras de género con su heroína.

Esta antología de Jirel de Joiry que publica Costas de Carcosa contiene todos los relatos del personaje. El Beso del Dios Negro fue publicado por primera vez en la Weird Tales, de octubre de 1934. Relato en el que Jirel hace una impresionante primera aparición enclaustrada en una armadura, con Guillaume, el oscuro y apuesto conquistador, arrancándole el casco y sin poder dejar de mirarla…, como la mayoría de los hombres cuando ven a Jirel de Joiry vio por primera vez. Es alta como la mayoría de los tíos y salvaje como el que más. Guillaume le da un beso a Jirel y prepara el escenario para la historia más famosa y posiblemente mejor de la serie (al menos para mí). La conquista de su amado feudo combinado con la indignación del recuerdo de los labios de Guillaume en los suyos, Jirel sale en busca de ayuda, de un arma que utilizar contra Guillaume. La venganza será terrible, pues escapa de su prisión con la ayuda del padre Gervase…

El Beso del Dios Negro marca las pautas más comunes que encontraréis en las historias de Jirel: la heroína ingresa en un reino mortal y fantástico donde la magia no comprensible distorsiona la realidad. Moore decora este otro mundo con descripciones y encuentros asombrosos que hacen que lo supuestamente indescriptible sea extremadamente vívido. Estampidas de caballos ciegos malditos, demonios como ratas y una burlona imagen de espejo de sí misma. Maravilloso. El éxito de El Beso del Dios Negro provocó la secuela La Sombra del Dios Negro tan solo dos meses después. Donde casi que se repite la misma situación con Jirel regresando al inframundo instalado en su castillo pero esta vez con diferentes motivos.

Jirel se encuentra con la magia llegó a Weird Tales en julio de 1935. Encontramos a Jirel de nuevo en situación, donde se sumerge en una intrépida aventura, esta vez persiguiendo a un hechicero llamado Giraud. Jirel dirigiendo a sus soldados contra la fortaleza del hechicero, pero la verdadera aventura no reside en la batalla sino en el mundo mágico creado por la hechicera inhumana Jarisme. Moore ofrece aquí lo más le gusta: un mundo negro y mágico como el castillo de Jarisme con sus innumerables puertas que se abren a extrañas dimensiones y que rebosan auténticos seres aberrantes.

Un años después se publicó La Tierra Oscura. Donde Pav, una poderosa entidad gobierna el extraño mundo de Romne, y al rescatar a Jirel de la muerte, la reclama como esposa. Jirel, por supuesto, se niega, pero hacen un trato: encontrar un arma capaz de matarlo o tendrá que entregarse a él. La tierra de Romne tiene la base pseudocientífica más interesante de cualquiera de los reinos extraños de Moore. Una relato muy disfrutable.

En noviembre de 1937 la Weird Tales anuncia La Búsqueda de la Gema de las Estrellas. Moore coescribió esta historia con su futuro esposo Henry Kuttner. Hubo solicitudes de fans que pidieron que sus dos héroes icónicos (Jirel y Northwest Smith) se encontraran así que el crossover se produjo. Reunir a un aventurero de la space-opera con una guerrera Fantasy requiere un gran esfuerzo de imaginación, pero Moore y Kuttner combinan sin problemas ambas épocas. El brujo Franga, después de perder su preciosa gema estelar tras un ataque de Jirel, atraviesa el tiempo y el espacio para encontrar a un hombre que pueda derrotarla. Naturalmente, elige Northwest Smith… C.L. Moore nunca se sintió muy satisfecha con este relato y por eso no aparece en ninguna de las antologías norteamericanas de Jirel de Joiry. Para mí tiene un toque diferente interesante.

Hellsgarde se publicó en 1939 y aquí Moore regresa a la fuerte inspiración que rebosa en sus primeras historias. La dama de Joiry busca rescatar a sus soldados de su enemigo y entra en el maldito castillo de Hellsgarde para encontrar el tesoro de su último señor. Doscientos años después, los hombres atacaron el castillo para llevarse su legendario pero enigmático tesoro. Ese mismo lugar donde el espíritu desmembrado de Andred acecha. Un relato de Terror del bueno. Una historia que cambia los clichés de fantasmas y vampiros, por una sorpresa final bastante buena. El peor defecto de Hellsgarde es que Moore no escribiría más historias de Jirel de Joiry tras dicho relato.

Jirel de Joiry pertenece a la Espada y Brujería, pero no es una mujer a lo Conan. A pesar de que Moore adoraba a escritores como Robert E. Howard y Edgar Rice Burroughs, ella no quería eso, no le iba los fanáticos de la guerra o la épica violenta. El enfoque en las seis historias de Jirel está en la fuerza de voluntad emocional de la heroína en lugar de su habilidad con la espada o el poderío muscular. Y ahora decidme: ¿qué son doce euritos si con ellos obtienes estas maravillas literarias de la mejor literatura fantástica que se escribió jamás?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.