Reseña: Azul Venezia, de Marina G. Torrús

Todo comienza con una maldición: “Si me matas, mi madre irá a por ti”, le dijo la joven muchacha a la bestia.

La Venecia del siglo XVIII se convierte en realidad para los lectores de este libro gracias al gran trabajo de investigación de Marina G. Torrús la cual se adentra incluso en parte de la mitología y en algunas fábulas de la época. La historia se desarrolla en 1716 y gira en torno a Caterina Sforza, aprendiz forense e hija de un prestigioso médico de la ciudad. Ella descubre el cuerpo de una joven crucificada en una góndola. Sus pechos han sido teñidos y las velas a su alrededor todavía están encendidas. Esta chica será la primera víctima de lo que supondremos un caso de asesino en serie pero que termina dando un giro hacia una historia imprevisible. Narrada en tercera persona, nuestra protagonista principal es Caterina, una mujer que intenta buscar su lugar en la vida en un oficio mayoritariamente de hombres. Con la ayuda del capitán español Alfonso Guardi, conocido en la corte por sus habilidades deductivas, se adentrarán en un misterio en el cual las mentiras mandan y el dinero es dueño de esa Venecia llena de secretos que poco a poco se hunden en ciénagas oscuras.

Con un lenguaje muy sencillo, siempre de la mano de una magnifica ambientación, aunque en alguna descripción se excede quitándole ritmo a la lectura; en cambio, las escenificaciones de los crímenes, lo tétrico y lo asombroso, se juntan de forma magnifica. Nuestra autora es una gran amante de Venecia y junto a su amor por el misterio y por la ópera hace que este thriller destaque por la reunión de estos elementos, donde tampoco faltará la parte romántica ni los espías. Suspense inmejorable mientras os dejáis llevar por las aguas calmadas de sus canales, una historia ficticia que pondrá una puesta en escena de encuadres reales y personajes tan importantes como el gran maestro Antonio Vivaldi.

Una novela adictiva de tramas que se cruzan en una escritura que mantiene intacto el misterio del pasado sin disipar las sombras, sino que nos invita a unirlas en acontecimientos históricos de España y de Italia. Todo ello enderezado con un fondo mágico envolviendo una Venecia real con otra casi innatural. Unos crímenes por resolver donde nadie es lo que parece, cuyos rostros algunos los esconden detrás de las máscaras, pero acaso amigos lectores ¿tal vez no son más peligrosos aquellos que se jactan de no necesitarlas pues nada dicen que deban ocultar? He pasado un buen rato leyendo este libro y siempre lo digo, ese es el fin de una buena lectura.  Y más cuando la historia se cierra con un final increíble.

Alguien dijo una vez: “También hay luz en el país de la noche”. Crímenes, sueños, magia, muertos que saben buscar su propia venganza. Un buen libro de misterio, diferente a otros que he leído.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *