Warning: include_once(/homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-content/plugins/active-campaign-wpforms/active-campaign-wpforms.php): failed to open stream: Permission denied in /homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-settings.php on line 362

Warning: include_once(): Failed opening '/homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-content/plugins/active-campaign-wpforms/active-campaign-wpforms.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php7.3') in /homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-settings.php on line 362
Reseña: God Country, de Donny Cates y Geoff Shaw | Crónicas Literarias

Reseña: God Country, de Donny Cates y Geoff Shaw

Si bien ya no se suele hacer por atribución infantil, algunos lectores (¿de toda la vida?) intentan desprestigiar a los cómics agarrándose a la idea de que, «donde esté un buen libro…». A todos esos con los que consigo hablar en persona, siempre los sentencio con la misma frase: «Ya hace bastante tiempo que las mejores historias se publican en formato cómic». Y soy consciente que nunca es bueno generalizar: si el mundo del noveno arte es amplio en cuanto a títulos, el de la literatura casi lo quintuplica. Sí, no es bueno generalizar y menos en tal desventaja. Pero en mi opinión (un colgado que puede leer más obras en una semana que muchos en un año), os aseguro que desde hace tiempo ya, los mejores momentos lectores (esos de sonrisilla de ¡Wow!), me los está dando el mundo el cómic.

Historias diferentes, independientes, que no esperas. Ahí está el verdadero mithril literario cada vez más difícil de encontrar. Pero ah, cuando lo encuentras… Un ejemplo de todo lo comentado: God Country. Una joyita de Image que acaba de publicar Panini Cómics en formato integral en su sello Evolution. Una alucinante historia con la que se descubrió al mundo Donny Cates (Doctor Extraño, Veneno).

¿La historia de un hombre y su espada?

God Country habla de Emmet Quinlan, un viudo anciano afectado por la demencia, que no es solo un problema para sus hijos, sus arrebatos violentos son más duros de lo que los policías locales pueden manejar. Sin embargo, cuando un tornado azota el oeste de Texas, el señor Quinlan emerge de sus restos. Cambia. La espada, su inseparable arma años atrás que habita en el ojo del huracán, ha venido para darle una mente y cuerpo sano. Vuelve a ser el único hombre con poder suficiente para hacer frente a las criaturas de otro mundo que se le vienen encima… ¿Qué criaturas? Mientras que Emmett Quinlan intenta reconstruir un poco los destrozos que la tormenta ha dejado, algo de otro mundo grita y retumba a través del cielo. Quiere, viene exigiendo el Dios de la Guerra. La Muerte ha venido al oeste de Texas para mostrarle a la familia Quinlan el precio de la resurrección… Después de la tormenta no viene la calma, la batalla por Valofax acaba de comenzar. Y es cuando la verdadera naturaleza de Quinlan sale a la luz.

El arte de Geoff Shaw y los colores de Jason Wordie se combinan maravillosamente a lo largo de esta historia. Digo más, el estilo artístico de Shaw es impresionante desde el principio, pero lo que realmente hace que el integral se destaque sobremanera es la forma en que van evolucionando las ilustraciones. Dibuja un vasto campo de Texas con líneas nítidas y detalles ásperos, consolida la realidad, para más tarde representar un caótico campo de batalla celestial. Un perfecto escenario a lo Kirby, pero actual. Con trazos capaces de transmitir tanto ruido como calma. Me encanta.

Lo dicho. Toda una sorpresa. El mensaje de la historia es genial y está bien elaborado en todo momento. Al final, un relato conmovedor. En general, un contexto de fantasía mística basado en la idea de ese examen mental que nos hará a cada uno de nosotros la Muerte algún día. El que nos llevará a pensar en familia y legado. God Country, de Donny Cates, no es solo una historia sobre una espada mágica. Es toda una epopeya, una alegoría impregnada de temas que nos tocan la fibra. Con algunos momentos brillantes y siempre-siempre un dibujo magnífico y una narrativa que atrapa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.