Reseña: Guardianes de la Galaxia. El Regreso de Halcón Estelar, de Jim Valentino y VVAA

Por fin sale a la luz el segundo integral de Los Guardianes de la Galaxia. Los originales. Aquellos que innovaron en los 90s y que tanto me molan como grupo. Una joya de publicación. Un tomaco que continua la serie del primer tomo integral (que recogía Guardians of the Galaxy 1-20, entre otros), una etapa que se cierra en este El Regreso de Halcón Estelar. El final de la etapa de Jim Valentino como explorador del Universo Marvel del siglo XXXI. Un pasote sí, pero os aseguro que es una de las mejores sagas de Ciencia Ficción que se pueden leer en formato cómic.

Una reseña personal y biográfica que me lleva a rememorar años de mi ilusión por los cómics. Verano de los 90 charlando con los amigos hasta la madrugada cuando uno de ellos me comenta que iba a dejar una de las series (en grapa, por supuesto) que había empezado un par de meses atrás. No por disgusto, sino por no poder seguir tantas económicamente. Ese punto de inflexión en el que si hubiera tomado otra decisión quien sabe cuál sería mi rumbo lector a día de hoy. Me enganchó el oírle decir que eran personajes nuevos (eso me encantaba), una serie de CF futurista, aunque basada en el Universo Marvel pero tratado bastantes siglos en el futuro y de un modo diferente. Y no dijo más. Supe que había algo. La quise. Eran años en los que andaba muy ansiado con leer las mejores obras de CF, y en formato cómic, algo así, era un respiro.

Una de las series que mejores momentos me ha dado. Por eso me alegró tanto el ver que en la Era de los Integrales, Panini Cómics también le daba un empujoncito a esta franquicia, trayendo el primer tomo que recopilaba los primeros veinte números. Una etapa que quedaba por cerrar. Y dos años después, por fin he podido devorar, volver a soñar con este Marvel Héroes Guardianes de la Galaxia: El Regreso de Halcón Estelar.

Los Guardianes de la Galaxia componen un grupo de personajes que tienen procedencia. Una base. Nada de nuevos, en realidad. Han tenido tres etapas. Siempre han sido un grupo de superhéroes alienígenas pero por primera vez vieron la luz en Marvel Comics en 1969 y curiosamente se han hecho famosos por una peli Marvel en la que ni siquiera salen los originales. Exceptuando a Yondu (el azúl que silba a las flechas), aunque con otro rol. Fue Jim Valentino quién se atrevió a recuperar al mítico grupo y concederles su propia serie mensual. Un Valentino desatado al ver como se le ofrecía una colección sólo para él; reescribió y reedibujó ilusionado y eso se percibe en las viñetas. Un lugar para innovar y crear, demostrar al mundo el autor completo que era. Así vieron la luz Charlie-27, Nikki, Yondu, Martinex, Vance Astro, Halcón Estelar y Aleta. Y los situó donde debían estar. En el Siglo XXXI (un siglo alternativo creado por Vance Astro de forma accidental), y a través de ciertas aventuras obró por enlazarlos con el Universo Marvel de nuestro siglo. Un futuro que vino…, pero que nunca llegó, como bien dice Julián M. Clemente en la Introducción de este tomo.

Nos topamos entonces con la implacable Rencor y su banda de mutantes malvados viajando a la Tierra en busca de Lobezno. Quien en el siglo XXX, presumiblemente ha muerto, ¿no? Pero ella continua rebuscando entre antepasados y descendientes mientras su banda de asesinos mutantes se enfrentan a los Guardianes. Preguntándonos muchos si el nuevo Halcón Estelar es enemigo o aliado…, hasta que sus motivaciones son reveladas. Es entonces cuando Norrin Radd hace una entrada sorprendente para dar muy malas noticias. Silver Surfer viene a reclutar a los Guardianes, los necesita nada más y nada menos que para eliminar a Galactus. Una batalla desafiante, una batalla de su tiempo, ya que Los Guardianes de la Galaxia se enfrentan al destino, a la posibilidad de una vida futura…, que parece borrarse con el paso de las horas.

Conoceremos también el origen secreto de los Guardianes. ¿Fue solo una coincidencia que forjaran un equipo o hubo otra razón? Una genial historia donde se cuenta como Vance, Charlie, Marty y Yondu comenzaron su guerra personal con Badoon. Y mientras tanto, lo que os comentaba antes, el cruce donde también los Guardianes participan en la Guerra del Infinito. Los Maestros del Mal han lanzado su ataque contra los héroes más poderosos de la Tierra y la Mansión de los Vengadores parece ser uno de los últimos fortines hasta que se desata la locura. Esa misma que algunos conocéis, aunque tal vez no desde este punto de vista. ¡Ah! ¡Y Dormammu dando caña a tope!

Aunque la serie regular seguiría hasta el número #62 (1995), Jim Valentino puso fin a su participación en el último ejemplar de este tomo. Un volumen que mantiene la genialidad, con muchísima más acción, tortas y momentos épicos que el primero. CF de la buena en formato cómic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *