Reseña: Kuklos, de Christopher Gaultier y Sylvain Ricard

Kuklos es la reedición de una conocida historia del cómic europeo llamada Futuropolis. Hacía tiempo que deseaba leer esta trama. Mi viejo tío me la había recomendado tiempo ha, pero nunca pude hacerme con la edición antigua. ¿Y sabéis? Quizás estaba todo pactado con el tiempo que ha de llegar por que va Ponent Mon y edita la nueva edición llamada Kuklos. ¿Y por qué os cuento esto? Para que veáis lo entusiasmado que iba con este volumen de caminito a mi sofá de lectura. Aún sabiendo qué tema trataba (supongo que ustedes con solo ver la portada ya lo habréis pillado también), no sé por qué sentía algo raro en el estómago y por otro lado sabía, sentía, que me iba a gustar. Son narraciones visuales de esa aborrecible parte de nuestra historia…, que tienen un algo que me gusta leer. Leer sobre el Mal y cómo ciertas personas (personajes) debieron pasarlo mal de un modo u otro, debido a un pensamiento tan de inepto como es dilucidar que un ser humano puede ser diferente a otro por el solo hecho de tener la piel de otro color. Es que si lo piensas fríamente… Pocas cosas más sinsentido existen. Cerebros no más grandes que un pegote de plastilina, como decía un profesor que tuve…

De Kuklos especialmente me encantó su diseño gráfico y por encima de todo la psicología que mueve al personaje de Thomas. Menuda dominación del impulso lineal del personaje crea el guionista Sylvain Ricard. Todo muy bien dominado en ese escenario. Se siente que todo lo que sucede, podría haber ocurrido en la realidad. Un trabajo llamativo. ¿Qué escenario? El tema es el racismo en el momento en que el Klu Klux Klan estaba en pleno apogeo. Me pareció atractivo leer una historia en la que el personaje principal es un miembro del KKK y por lo tanto seguimos los hechos que le rodean, la vida de esta organización, incluyendo las luchas internas entre miembros pragmáticos y otros más fanáticos. No hay maniqueísmo pero sí es cierto que el «héroe» es menos cruel que otros que le rodean. Es una historia violenta, bastante crueldad en algunas escenas, sin que eso quede en ridículo. Los autores muestran (demasiado bien) la estupidez y el sinsentido del racismo. Además, seguimos a unos protagonistas que se casaron con la causa KKK. Personajes con los que (¿provocado?) no sentiréis ninguna simpatía. O eso espero, por que vamos a presenciar un juego de masacres que nos llevará a ver lo depravada que puede ser la mente humana cuando está desatada. Terrible. Tan pronto como leemos las primeras viñetas, ya quedas cautivado por el escenario y la atmósfera súper conseguida. En Kuklos entramos en el mundo de Ku Klux Klan con sus reglas, códigos…, que si te informas bien, notarás que se describen con brillantez y precisión.

Como os decía antes, me encantó el tipo de dibujo también. Con un estilo “rallado”, con luces y sombras cuando se necesitan por la emoción del momento, los lápices de Christopher Gaultier cautivan. Me pareció más que diferente y original. Violencia, suspense, tensión, monstruoso y en mi imaginación, tremendamente realista. O eso espero.

La historia de un Klanist hasta el final. Pase lo que pase. En algunas historias vemos a los personajes cambiar de opinión, volver a “causas nobles», pero solo es una pancarta. Kuklos va de ver como funcionaba (¿funciona?) el KKK. Sus conflictos, sus reglas y la forma de pensar de sus miembros. Por otro lado, están los negros, que solo sufren la mayor parte del tiempo, siempre asaltados por numerosos y odiosos atacantes. Aunque cuando se encuentran del lado de los dominantes, los autores les han dado cierta dosis de humor, esa que libera tanta dramatización en ciertas escenas.

Historia genialmente narrada e ilustrada. Para qué más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *