Reseña: Batman. El Cáliz, de Chuck Dixon y John Van Fleet

Una nueva y curiosa aventura de nuestro héroe favorito con un dibujante que utiliza una técnica la mar de original. Eso he encontrado en Batman: El Cáliz. Un solo tomito, un solo ejemplar en el que Chuck Dixon hace lo que mejor saber hacer y John Van Fleet crea un dibujo diferente e inesperado para mí, ya que no lo conocía. Una historia que con tan solo una frase potente, hace que ascienda el interés por leerla. Dice así: «El hijo de Thomas Wayne recibe un misterioso paquete que lo convierte en el objetivo de los villanos más peligrosos del mundo». ¿Thoma? ¿Bruce? ¿En qué punto estamos?

La religión es un área en la que los cómics siempre han tergiversado. Los personajes son agnósticos o devotos, como si no hubiera ningún punto intermedio. Batman es, en muchos aspectos, un personaje que podría estar bastante versado en el conflicto religioso. Sin embargo, ese nunca fue realmente el caso del orejas picudas ya que la religión ha sido casi inexistente en los mitos de sus historias. Eso hace que una historia sobre el Santo Grial sea cuando menos, atractiva.

El Cáliz nos cuenta como Bruce Wayne aparece en una larga lista de guardianes del Grial. Un día recibe un paquete dirigido a su padre. El contenido es la famosa copa. Batman examina de forma inmediata la famosa reliquia en busca de alguna evidencia científica de su veracidad espiritual. Lo que casi le está convirtiendo, o al menos se le ve profesando, ser un creyente de Cristo. Y no hay nada de malo en que Batman sea cristiano, pero gracias a Dixon vemos que esto es de alguna manera un secreto oculto que no conocíamos. ¿Batman creyendo en un poder superior? Respuesta: Nadie imaginó nunca antes algo así.

Escrito por el veterano Chuck Dixon, El Cáliz no es un cuento de Elseworlds (Otros Mundos). Fue una historia que vio la luz en la serie regular en 1999 y esto se metió en continuidad. Presenta a varios villanos intentando reclamar la copa que contuvo la sangre de Cristo. Un extraño poder, una extraña atracción desprende… Siendo curioso ver como la mayoría de los malos, de un modo u otro, afirman ser descendientes del Redentor y por ello se sienten arrojados a provocar encuentros interesantes. El único en su línea es Ra’s Al Ghul, cuya obsesión se basa en la inmortalidad que aporta la copa según la leyenda. Transformando su ataque en una cruda embestida.

Un cómic con una idea diferente e interesante: ¿qué pasaría si el Caballero Oscuro se topara con el Santo Grial? ¿Mantenerlo a salvo únicamente? Esta es la idea con la que juega Dixon y hace que leas toda la aventura de una sentada, probablemente. Pues estamos ante un capítulo interesante y provocativo introducido a la leyenda de Batman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *