Reseña: Star Wars. Thrawn , de Timothy Zahn

Timun Mas y Planeta Cómic continúan publicando estas novelas tan chulas que tocan el Universo Expandido de Star Wars. Y qué decir. Gustoso una vez más, de saber más. De ahondar en personajes que difícilmente puedes conocer a tope en otros medios. Y con un autor siempre agradable de leer como es Timothy Zahn. Un autor al que seguir por las cosas qué hace y cómo las hace. Los que seguís asiduamente Crónicas Literarias – Desde New York, ya sabéis que una de mis nuevas pasiones es haberme enganchado a leer toda esta nueva oleada de novelas que Timun Mas y Planeta Cómic están poniendo a disposición del aficionado. Ya he contado que nunca fui un fan acérrimo de la franquicia, pero que las nuevas pelis y cómics, me hcieron replantearme el tema. Y “lo vivido” hasta ahora, me encanta.

Aunque el Gran Almirante Thrawn es conocido por ser aficionado a los ataques sorpresa, la novela cuenta lo anterior. Como llegó a ser así. Al menos, al principio. Bueno, cierto es que ninguno hemos sido siempre como somos ahora. Y a veces, lo chulo es saber como hemos llegado hasta aquí. Saber que hubo un tiempo en el que Thrawn esperaba a que alguien le hiciera una señal…

La nueva novela de Timothy Zahn generó espectación por adelantado. Ya que reintroduce un personaje icónico de Leyendas y lo convierte en canon nuevamente. Se comentó (y eso nos atrajo a muchos), que prometía completar algunos de los antecedentes de la antigua versión del Gran Almirante Thrawn. Ese mismo que ahora es un personaje puntero del Imperio de Star Wars Rebels. Bien, pues la novela ofrece una caracterización de Thrawn algo curiosa que no esperaba. Un personaje demasiado cerca de los rebeldes y a la vez demasiado lejos de la educación de la que goza del Thrawn que llegamos a conocer más tarde. Con estas simples decepciones entras en vereda con el personaje, pero bueno, la cosa cambia… Pues tras ser rescatado del exilio por soldados imperiales y comprobar un enorme ingenio y grandes habilidades tácticas, el ojo del Emperador Palpatine se posa sobre Thrawn. Un tipejo azul que esplende, que desprende lo que se requiere para ser un puntero líder dentro del Imperio. Es cuando despierta su ambición y su lado sombra.

La persona con nombre en código Nightswan se presenta como una molestia que ha estado acosando a Thrawn durante algún tiempo, pero sus ataques no son personales. La identidad de Nightswan es una de las grandes preguntas del libro, pero la revelación parece inevitable y necesaria al final de la historia, y se convierte en un secreto a saber quizás en una historia posterior. Aquí, piratas espaciales y ciertas colonias rebeldes que le desafían y le sacan de sus casillas, en concreto, cuando el tan deseado ascenso de Thrawn se produce. Con un personaje maravilloso (que en mi opinión gana más interés que el propio protagonista) como es Eli Vanto. Un humano que inicialmente sirvió como alférez y más tarde veremos como asciende gracias a sus dotes de traductor, ayudante, estudiante y protegido de un Chiss de renombre como el mismísimo Thrawn. ¿Un caso de Watson y Holmes dentro de Star Wars? Debido a su ocupación de traductor, Eli le permite a Thrawn evitar tener que dar ciertas explicaciones o recibir información censurada para otros (o dar al autor la oportunidad de explicar lo que de otra manera jamás entenderíamos). El personaje de Eli Vanto se vuelve la mar de interesante en este libro, friends. A pesar de que muchas de las opciones de Vanto están, por naturaleza, controladas por su relación con el Almirante. Tal vez una de las decisiones emocionales más significativas en el libro se produce cuando decide si continuar con su carrera o permanecer a la sombra de Thrawn. Escenas maravillosas que se hacen breves.

Mientras los ascensos se suceden en su rápida promoción al poder, entrena a su ayudante de confianza, el alférez Eli Vanto, en el arte del combate y el liderato y los secretos para alcanzar la victoria, Thrawn domina el campo de batalla. Le queda por aprender el tema político pero en el terreno es brillante con cada asalto. Con la despiadada administradora Arihnda Pryce demostrando también un potencial enorme. Toda una serie de sucesos que ponen en el candelero al nuevo Almirante del Imperio, en el que muchos ojos están puestos.

Otro portentoso relato de Timothy Zahn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *