Reseña: Magia del Caos para Escépticos, de Carlos Atanes

Carlos Atanes dice que este libro es un ensayo sobre un nuevo tipo de prácticas ocultistas totalmente nuevas y distintas a las tradicionales y con éxito en países anglosajones. Él lo tiene muy claro. Es más escéptico que creyente, aunque por las propias experiencias anormales que ha vivido deja una puerta abierta al mundo de las fuerzas ocultas o energéticas que se esconden en la magia. Según avancéis en el maravilloso ensayo que escribió aquí, entenderéis que fue su propia curiosidad la que le llevó a querer saber qué era la magia del caos. Vale, hay Internet y con poner esa frase en un buscador podréis tener docenas de hilos sobre ese tema. Pero amigo lector ¿todavía no sabes diferenciar la Wikipedia a los datos buscados entre páginas de libros antiguos? Carlos se tomó su tiempo, leyó libros muchos ya olvidados y polvorientos en librerías de segunda mano, se documentó al igual que se han documentado siempre los escritores que se toman en serio su trabajo. ¿Cómo lo sé? Soy lectora. Este ensayo comienza fuerte, directo, con un supuesto viaje astral. Hay quién afirma que te puede llevar a otro lugar del espacio, y en determinadas condiciones, también a otro tiempo. 

El famoso mago Eliphas Lévy comentó en su día que la práctica de la magia no debe convertirse en un medio de ganarse la vida. La superstición es el mayor defecto del ser humano, históricamente estamos preparados para creer porque necesitamos una explicación para todo. Nos cuesta comprender que las cosas suceden porque sí.  Nuestro autor nos lo recuerda a lo largo de su obra con su escepticismo diciéndonos que la gente cae en la superstición con facilidad por nuestro comportamiento psicológico de rebaño. En sí todo el ocultismo se basa en la credulidad de la gente y como estamos preparados para ser supersticiosos, incluso personas que no creen en esas prácticas subconscientemente, las aceptan por los hechos que los rodean.

Magia del Caos es otra rama de la magia. Es simple. Ningún ritual especial, vestimenta o brebajes son necesarios. La fe y la acción son las claves. Transformar la realidad a tu voluntad, el objetivo de todo ocultismo se le ofrece al practicante de manera sencilla y sin otra cosa que la fe. Como suele suceder en este tipo de creencias desean hacerlo pasar por ciencia. La gnosis es la segunda herramienta de la Magia del Caos. Implica atar la mente a algo aparte de sí misma… En este nuevo tipo de ocultismo sobre el que trata el ensayo, los creyentes buscan contactar con lo que sea liberándose de usar la simbología y ritos tradicionales en el ocultismo. Contactan directamente con el Más Allá o las energías, mediante la alteración de la conciencia (drogas) y entonces no necesitan a intermediarios; ya sean ritos, símbolos e incluso personas como santeros, mediums, etc.

Encontraréis a lo largo de todo el libro mucho del punto de vista del autor, aparte de su investigación. Sus divagaciones personales sobre diferentes temas son muy interesantes. En ningún momento el libro se hace aburrido, todo lo que escribe está muy meditado permitiéndose hasta contarnos historias que a él le ocurrieron personalmente. La narración sobre lo ocurrido en un caserón familiar del Siglo XVII es increíble. 

Leeréis sobre magos famosos como Alister Crowley, llegando a decir en su día que la voluntad puede provocar cambios sobre lo que nos rodea. También hay páginas para Peter J. Caroll y Ray Shrerwin. Con ellos llegaría la magia de la IOT donde los estados alterados de consciencia son la clave para descorrer el cerrojo de las habilidades mágicas de cada uno. Nos dejará guiños a la Hermandad de la Rosacruz, la Orden hermética de la Aurora Dorada . Nombres de los que en algún momento de nuestra vida hemos leído sobre ellos: Charles Howard, Eliphas Levi, Samuel Sheldrake… incluso más modernos como Alan Moore y Grant Morrison. Unas pocas páginas sobre el sueño lúcido inducido y más cosas, muchas más. Fotogramas de películas, títulos de libros, todo le vale a Carlos para que entendamos su forma de ver este asunto.

Un trabajo magnifico, no puedo hacer otra cosa que recomendarlo y aplaudirlo. Tiene razón: la magia siempre será una cuestión de fe. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *