Reseña: La Hija del Relojero, de Kate Morton

Me encantó la portada del libro cuando la vi. Esa fotografía en sepia de una joven muy hermosa. Al verla, me llevó a pensar en el pasado, en los que ya no están entre nosotros. Por que todos tuvieron una vida que al no ser contada quedará siempre en el olvido…

En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, algo saldrá mal. Dos invitados inesperados. Dos secretos guardados en el tiempo. Un disparo en la oscuridad. Un siglo y medio después, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente; una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río. La misma casa que ella recordaba del cuento que le contaba su madre.

Narrada en varias voces, nos sorprenderá la voz de un fantasma que cuenta parte de su vida a través de diferentes personajes. De lo que nos cuenta ese ser, sabremos del pasado de Edward Radcliffe y la propia Birdie Bell. Viajaremos en el tiempo para saber de un asesinato, un misterio, un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y el paso de unas vidas que dejaron huella. ¿Puede existir un amor tan poderoso que alguien se volviera loco al perderlo? Elodie nos traerá el ahora en busca de respuestas. Puede ser que la forma escrita tan pausada y llena de detalles, os de la sensación que es una novela lenta. Pero a mí me encantan los detalles (hasta los más pequeños) y esto gusta dentro de la paciencia de seguir un libro. El no tener prisa. Ni tú leyéndolo, ni en el de su autora al escribirlo. Esto hace que el misterio en si vaya perdiendo fuerza, imponiéndose la narración desde el pasado hasta el presente, eso sí.

Un libro lleno de secretos donde la escritora va dejando pequeños enigmas que luego van encajando a la perfección. Una increíble nostalgia por el pasado envolverá toda la historia, junto a mentiras y traiciones. Poco a poco, entenderéis que es la casa, junto al paso del tiempo, lo más importante. Donde Kate Morton trabajará lo mejor de la novela. Donde crea personajes de distintas épocas y sus situaciones, un todo perfecto en el que no escapa un detalle como en nuestra memoria.

Birchwood Manor, esa hermosa casa de campo, nos irá desvelando su propia personalidad a través de sus antiguos habitantes. Como toda casa antigua que arrastra una tragedia, tendrá su momento de terror. Las consecuencias, las superaciones personales, el tener claro lo que deseas en la vida, la familia, los perjuicios y sobre todo las apariencias, os harán reflexionar de la manera en que unas vidas dejarán su impronta en otras personas e incluso en unas paredes.

Alternando la narración en varios hilos temporales atrapara al lector donde el arte es un elemento muy importante, aunque tampoco faltarán alusiones literarias. Escrita con una ternura envolvente, bella y fluida, el fantasma escuchará ese silencio. El tiempo lo sepulta todo, ya nadie recuerda su verdadero nombre. Nadie conoce los sucesos de aquel verano. Ahora es el momento: Edward y Lily fueron amantes condenados. Dicen que los talismanes más poderosos son las historias que contamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *