Reseña: Lobezno en la Guerra Civil Española (Sangre, Arena y Garras), de Larry Hama y Marc Silvestri

Siendo sincero, nunca fui muy de Lobezno. Pero lo que sí me atrae cuanto menos son las historias curiosas que se salen (o casi) del canon y que tienen ese pellizco de originalidad. Además, tuvo gracia ver al otro lado del charco, como los norteamericanos ensimismados en su mundo e ilusos con lo que ocurre con el resto del globo, tildaban este mini arco llamado Sangre, Arena y Garras como de argumento nazi, sobre todo. Y no me refiero a lo que el guionista cuenta, que lo hace bien, sino al iluso fandom norteamericano.

Panini Cómics nos trae esta edición especial recogida en un tomito en tapa dura. Tres números (Wolverine #35, #36, #37, de 1991) que se marcó Larry Hama con el dibujazo de Marc Silvestri. Y sabemos que, durante su visita a Canadá, Lobezno se dirige a Vancouver para visitar a su viejo amigo Puck, quien trabaja de guardabosques. Mientras tanto, en Osaka (Japón), algunos policías llegan a la escena del crimen donde Lobezno acaba de luchar contra decenas de yakuzas. Lady Deathstrike anda husmeando por allí. Busca evidencias para ver si Lobezno sigue vivo. Hasta que un tipo le desvela con una postal que está en Canadá.

En Vancouver, Logan y Judd han salido a beber y pescar, mientras discuten sobre sus escritores favoritos (¿ein?). Judd deja caer una vieja fotografía de Eugene durante la Guerra Civil Española de los años 30 y con él está el gran Ernest Hemingway, así como una niña llamada Inez. Judd se sorprende cuando Logan sabe su nombre a pesar de que nunca estuvo allí. Mientras discuten esto, en Australia, Lady Deathstrike ordena a Pórtico (un aborigen con la capacidad de crear portales entre dos puntos del espacio y el tiempo), que la teletransporte a la ubicación exacta donde está Logan. Lo hace, pero esto tiene resultados impredecibles ya que mientras Pórtico lo intenta, al enlazar diferentes conexiones de un vórtice de tiempo, Deathstrike, Lobezno y Puck terminan por ser enviados a la España de 1937.

Wolverine y Puck aparecen en medio de una corrida de toros (¡qué raro!) y con Hemingway e Inez en la grada, cuando de pronto sufren un ataque aéreo y entonces se dan cuenta que están en el pueblo de Guernica y en plena Guerra Civil Española. Ya sabéis, el bombardeo de Guernica, la llamada Operación Rügen, un ataque aéreo realizado sobre esta población del norte por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, que combatían en favor del bando sublevado contra el gobierno de la Segunda República Española. Ya sabéis. Cantidad de muertos e inocentes y algunos héroes de por medio.

Lobezno, Deathstrike, Ernest Hemingway, George Orwell, dos androides llamados Albert y Elsie Dee…, y toda una conjunción de personajes cañeros cada uno a su modo, en uno de los escenarios bélicos que destrozaron nuestro país. Una aventura de tres números inolvidables, sobre todo, por la originalidad que aporta. Un trasfondo nunca antes visto en los cómics de superhéroes Marvel.

¡Y no es broma!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *