Reseña: Wonder Woman/Conan, de Gail Simone, Aaron Lopresti, Matt Ryan y Wendy Broome

No es mala idea hacer tándems de personajes que de alguna forma pegan, siempre que el guión se asiente con el paso de las páginas y parta de una buena base. Esto último no sabía si se cumpliría en el cómic que os reseño hoy, pero no me digáis que una miniserie con Wonder Woman repartiendo leña junto a Conan, no es cuanto menos atractiva. Y más, sabiendo que Gail Simone (Red Sonja) anda en los guiones.

ECC Ediciones publica esta novedad que vio la luz en una co-edición de Dark Horse Comics junto a DC. Un primer número que brotó en noviembre de 2017 y que ahora ECC Ediciones acaba de editar en un formato mini integral, comprendiendo los seis ejemplares que totalizaban aquella serie.

Una era jamás soñada, donde Conan deambula en sus tejemanejes y donde va a dar con una misteriosa campeona de combates entre gladiadores, que dice sentirse incapaz de recordar su pasado. Así que, ¿cómo ha llegado Diana desde la Themyscira actual hasta la primigenia Cimmeria? ¿Y por qué la amenaza de esas llamadas Córvidas?

Entonces, ¿qué convierte a uno en leyenda? ¿Cómo las leyendas tallan sus nombres en la historia, cuando muchos otros son olvidados? Wonder Woman y Conan el Bárbaro están destinados a ser legendarios, pero cuando sus historias chocan, ¿saldrán victoriosos los dos o los dioses misericordiosos acortarán sus vidas? Una tal Diana ha conseguido escapar de la arena de los gladiadores cimmerios. Pero ha cambiado ese campo de batalla por un destino igualmente terrible. Ahora está encadenada junto a alguien que dice llamarse Conan, un guerrero que se negó a luchar. Y poco después son vendidos como tripulación a una nave pirata. Hasta que sus barcos se encuentran con una misteriosa tormenta…

Ambos (y Diana entre recuerdos que empiezan a regresar), perciben que las Córvidas están entrometiéndose en sus destinos. Desean provocar una batalla. Y lo que estas brujas quieren, están decididas a conseguirlo.

Dos héroes admirados. Cada uno a su modo. Pero que sin duda, cuando lo piensas, sí que hay cierto tienen feeling y atracción entre ellos. Y Gail Simone debió verlo, idearlo, antes que nadie; creando así una historia épica y única, con dos personajes míticos de la cultura popular contemporánea. Donde quizás lo que menos me ha gustado ha sido el dibujo de Aaron Lopresti; el cual en ocasiones lo borda creando ilustraciones súper chulas de ambos personajes, o también encuentras alguna que otra viñeta que parece sacada de algún fan-art.

De todos modos, un buen tomito, con una aventura diferente, digna de comentar entre amigos o para decir: «Yo estuve allí cuando Wonder Woman y Conan se enfrentaron».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *