Reseña: ELOY Integral, de Antonio Hernández Palacios

eloy integralTuvimos a gente que amaba este país. Hecho que no sé por qué casi siempre se asocia al tema político. Gente, grandes maestros cada uno en su rama del árbol, que a través de sus obras…, mejor dicho, que decidieron dedicar sus obras a este país, sus hechos históricos y sobre todo (en el mundo del cómic es necesario), a héroes que en una época u otra nacieron, vivieron y murieron en la tierra de conejos, bien nombrado por los romanos.

Antonio Hernández Palacios (1921·2000) fue uno de ellos. Dibujante y guionista español, creador o participante de grandes series como Manos Kelly, Mac Coy, Doc Savage, Roncesvalles, Los Cantos de Maldoror, o la gloriosa joya que es El Cid; dio clases con el maestro Vázquez Díaz y junto a afortunados del pincel como eloy integral03Jorge Oteiza, Pedro Mozos o Francisco Cossio, sufrieron el parón de esa tan nuestra guerra civil que no benefició a nadie.

No obstante, los grandes autores gozan de una mente absorbedora de momentos, de instantes, de año,s de vivencias y era de esperar que de este gran autor brotara una obra como la que os traigo hoy. Cuando decidió por fin dedicarse al mundo de la historieta, después de haber tratado diversos temas como el policíaco (Nuri Eva), el histórico (El Cid) y el western (Manos Kelly), presentados para la revista Trinca, se le abrieron puertas en el mercado europeo después de que el mundo descubriera su dibujo espectacular y sus obras llenas de detalles. Por lo que en 1974 comenzó a dibujar otra serie del Oeste, la obra Mac Coy para la editorial magna francesa Dargaud. Trabajo que alternó con algo patrio como la colección Imágenes de la Historia donde inicia (en plena Transición) una eloy integral01serie sobre la Guerra Civil Española que había pensado desarrollar en unos veinte volúmenes, de los que sólo vieron la luz finalmente cuatro: Eloy, uno entre muchos (1979), Río Manzanares (1979), 1936, Euskadi en llamas (1981) y Gorka Gudari (1987).

Ponent Mon, en su fantástico quehacer para con el mundo del cómic europeo y en especial, los títulos que cada poco nos va trayendo del gran Antonio Hernández Palacios; tiene este mes entre sus novedades este integral que abarca la dos primeras historias completas de la obra bélica del madrileño. Dejando a un lado que estamos hablando de recuperar la obra de un gran autor y siendo conscientes que sobre la Guerra Civil Española ya han corrido ríos de tinta y un sin fin de películas, diría que no se encuentran hoy en día, así como así, cómics que traten eloy integral02dicho conflicto. Es por ello que si además de lo que se cuenta, sumamos el dibujazo del maestro, esta obra se hace más que indispensable.

Donde como bien dice la sinopsis editorial, se percibe por encima de todo como el autor quiso dar a conocer lo que vivieron nuestros antepasados y reforzar la determinación de que una guerra así nunca debiera volver a repetirse.

Eloy, uno entre muchos y Río Manzanares son los dos primeros álbumes que se publicaron de la colección en editorial Ikusager. Donde Eloy es solo uno entre muchos de los jóvenes que defendiendo a la República de la sublevación franquista dejaron su piel entre las alambradas en el Madrid de 1936. Un excelente álbum tanto por los gráficos, como por la puesta en escena cuasi cinematográfica. Frío, pero muy vivo, realista y veraz, imprescindible.

La edición de Ponent Mon acompaña además al inicio, un extenso artículo del historiador militar José Manuel Guerrero Acosta. Una gaceta que ayuda a poner en contexto y valor una obra que, desde el eloy integral04punto de vista visual y narrativo, es totalmente original y será del máximo interés para el aficionado, tanto al cómic, como a la historia militar.

Una obra donde se trata la idea de modo general, sin inclinaciones, desde la óptica de uno de los dos bandos, pero alejándose de aspectos ideológicos. El contexto tan especial como fue la Guerra Civil Española magníficamente restaurado, el ambiente está aquí, se siente y uno tiene la impresión de estar realmente en medio de la refriega, junto a los combatientes.

Cada día más enamorado de la obra de este señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *