Reseña: El Castillo Ambulante, de Diana Wynne Jones

elcastilloambulanteEste es el libro en el que se basa la película del animador japonés Hayao Miyazaki. Muchas veces los lectores de mis reseñas se extrañan de que a mi edad siga opinando y enseñando libros de Fantasía. Yo creo que la Fantasía no tiene edad. Es verdad que leyendo esta clase de libros escapamos a otros mundos. La vida rutinaria es aburrida de llevar. Con unas pocas páginas leídas nos adentramos en la historia, transportándonos a lugares fantásticos; huimos de nuestros problemas de adultos, aunque solo sea por unas horas. Pero en realidad hay algo más. Cuando una historia está bien escrita simplemente nos ponemos cómodos y comenzamos a leerla. ¿Acaso leyendo este principio seriáis capaces de no hacerlo?

En el país de Ingary, donde existen cosas como las botas de siete leguas o capas de invisibilidad, ser el mayor de tres hermanos es bastante desafortunado. Todo el mundo sabe que serás el primero en fracasar, y de la peor manera, si los tres vais en busca de fortuna. El Castillo Ambulante es la primera novela de la trilogía El Castillo, cada volumen narra una historia autoconclusiva. Aquí Sophie Hatter, es la mayor de tres hermanas, por lo tanto, ya sabe que su destino no será muy prometedor. Cuando su padre muere, su madrastra coloca a las tres hermanas de aprendices en diferentes lugares. Pero Sophie se llevará la peor parte quedándose en la tienda de sombreros de la familia. Un día la bruja del páramo llegará como clienta. Tras un malentendido, hechizará a la muchacha con una maldición horrible. Resignada a su mala suerte se marchará en busca de una vida mejor. Caminando entre laderas desnudas, tierras altas llenas de brezos con infinidad de pendientes y montañas azules en la distancia, se topará con el castillo ambulante del mago Howl…

Narrada en tercera persona, de forma muy amable y serena al igual que un cuento, los principales protagonistas son Sophie y Howl, pero aparte de ella y el mago, sus hermanas, la madrastra, la bruja del páramo, un espantapájaros, un aprendiz de brujo, un rey, el demonio del fuego y otros personajes irán llenando las páginas para deleitarnos y haciéndonos soñar. Más que un cuento, es una fábula que en cada capítulo aprendemos un mensaje o moraleja. No creerse lo que murmure la gente; muchas veces una mentira mil veces contaba termina siendo verdad… Y Sophie lo entenderá muy pronto, cuando su hermana le diga que no es necesario ser desagradable con una persona para aprovecharse de ella.

Magia, mucha magia y hechizos. Un castillo diferente a los que conocemos de otros cuentos: este no solo se desplaza por el aire, su forma es muy curiosa (está compuesto de bloques negros) y echa gran cantidad de humo. Muy divertido, con unos personajes que os llegarán muy adentro. Una historia tan pura que estoy segura de que disfrutaréis al igual que lo hice yo. Un libro corto donde sorprende tanto la sabiduría como la Fantasía, pero cuya profundidad es maravillosa.

La tremenda imaginación de la autora se desborda en cada página. Vuestros ojos buscaran más y más, no vais a querer salir de este lugar tan encantador. Pero recordad que la vida son buenos y malos momentos. Sophie en eso nos dará una tremenda lección. Diana Wynne, es una gran escritora de libros, dice el gran Neil Gaiman. No puedo hacer otra cosa que aplaudir el libro y buscar el siguiente El Castillo en el Aire.

2 comments

  1. ROSA María Calero Leal dice:

    Qué bonito parece. No suelo leer mucho de fantasía, pero lo apunto gracias a tu reseña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *