Reseña: Te Prohíbo Volver a Dormir, de Pedro Moscatel

teprohibovolveradormirEn cierta ocasión, alguien me dijo que para un escritor de Terror es un alivio poner el miedo en el papel. De lo contrario, se queda adentro, ardiendo y picando como una infección. Los monstruos creados son como una válvula de seguridad para liberar el vapor antes de que la caldera explote. Con ello permiten al lector experimentar su propio terror, sea cual sea. No sé si Pedro Moscatel nos escribió parte de sus miedos, pero sí puedo decir que nos dejó una novela corta donde en cierta forma jugará con nosotros, llevándonos hacia un terror experimental, cuando el verdadero horror vendrá por otro lado.

Narrada de forma muy sencilla, sin florituras, simplemente se dedica a contarnos el relato que tenía en su cabeza. Vais a leer una hermosa destrucción de una historia, ya que ella misma forma parte de otra. Muy gore con tonos góticos clásicos con un fondo pulp y cósmico; este relato se convulsiona sobre sí mismo obligándonos a tener que visionar criaturas de masa informe babeantes de cuyos tentáculos asoma lo nauseabundo. Carlos es un asesino, bueno eso dice su hermano muerto. Huyendo del asesinato termina en Villa de Terranova, una especie de urbanización para ricos fundada por Roberto Herschel, de origen alemán, relacionada con el nazismo y el esoterismo. Allí despertará de un supuesto accidente en la casa de la doctora y acompañado de un científico, se irá dando cuenta que los habitantes del lugar no se dejan ver, aunque la pregunta que más le asusta es: ¿qué son esos horrores que campan por la noche?

Desde un principio, seréis conscientes de lo que ocurre. Tal vez eso desconcierte un poco, el saber tan pronto la trama, pero ya dije anteriormente, que no os fiéis. En sí es una historia corta que se lee sin problemas, aunque la misma se va enredando de una forma extraña. Entre experimentos científicos y una secta que exige ciertos sacrificios, iréis entrando en lo que parece ser la base de todo el misterio. La paranoia y los elementos sobrenaturales chocarán en una supernova de horror rozando lo repulsivo, no es de extrañar que hasta un asesino termine vomitando varias veces de todo lo que termine viendo.

A mí me ha gustado, la verdad. Y eso que había trozos en los que dudaba de lo que en realidad estaba leyendo. Porque creo que ese ha sido el acierto del autor, el hacer bucear al lector adentrándolo en varios miedos. Entre extraños seres, una villa con su misterio y demonios personales que todavía siguen latentes. Aprenderemos que el verdadero horror tiene muchas caras y formas.

Desde luego en este país se escriben buenas historias, pero si debo destacar lo que más me impresionó de la obra de este autor es su tremenda imaginación. Se podrá escribir mejor o peor, con vocabulario rico o simple, pero cuando se logra dar vida a un relato como éste, los lectores lo agradecemos. ¿Puede haber algo peor que prohibir a alguien dormir? Pues sí, lo hay.

One comment

  1. Rosa María dice:

    Apuntada, queda, Soraya, muy buena reseña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *