Reseña: El Fin del Imperio, de John Scalzi

elfindelimperioCon el paso de los años, desde Robert A. Heinlein e Isaac Asimov hasta Gene Roddenberry y George Lucas (y así sucesivamente), uno descubre que es narrativa básica repetir una y otra vez en la Ciencia Ficción, el deseo humano de alcanzar las estrellas. Mas, si se vuelve y es con calidad bienvenido sea. El Fin del Imperio, de John Scalzi, es una de las narrativas de hiperespacio revisionistas más importantes que se han presentado en la actualidad. Vio la luz en 2017 y se alzó con el Premio Locus a Mejor Novela el año pasado. John Scalzi, un pedazo de autor que ha llegado para quedarse, perturba en El Fin del Imperio, y con supuestos fáciles, el tema del hiperespacio del que tanto se habló en la Edad de Oro de la CF.

Las primeras historias publicadas de John Scalzi fueron sus novelas denominadas La Vieja Guardia. Historias donde se reclutaban a ciudadanos de setenta años o más de la Tierra para unirse a las fuerzas de defensa de colonias humanas en el espacio exterior. Se marchaban para nunca volver, pero eso les alargaba la vida. Mucha gente observó en dichos libros similitudes intencionadas sobre el gran clásico Starship Troopers, pero con un toque original que lo volvia factible. Estoy de acuerdo. Nada de plagio, más bien homenaje, ¡y qué homenaje! Por que dichas novelas son joyas en sí mismas, indispensables para todo aficionado a la buena CF.

John Scalzi nació en 1969 y es un escritor estadounidense, escritor online y expresidente de la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de América. Es sobre todo conocido, por las novelas que os comentaba antes: La Vieja Guardia, una trilogía, cuyos títulos de forma independiente han sido todas nominadas a los Premios Hugo. El autor ya había ganado el Hugo al Mejor Fanwriter en 2008 basado predominantemente en su blog. Además uno de los últimos libros que leí suyo, Redshirts, una comedia hilarante, se llevó el Premio Hugo 2013 a mejor novela del año.

¿Y por qué os cuento todo esto? Para qué veáis la poderosa predisposición y ansia que siento cada vez que una nueva obra de Scalzi llega aquí. Y como siento el deseo de contarlo cada vez que disfruto tanto. Y bueno, ¿qué encontramos en El Fin del Imperio? Aunque ediciones Minotauro da una sinopsis bastante extensa y acertada, yo empezaré diciendo que sobre todo, es una novela basada en una premisa singularmente intrigante. En un futuro muy lejano, en la humanidad existe un imperio interplanetario llamado la Interdependencia, sus puestos avanzados conectados por el Flujo: una serie de corrientes espacio-temporales naturales que facilitan el viaje rápido entre diferentes partes del Universo. Como el Flujo existe sin preocuparse por las preferencias planetarias humanas, y como la ruta del Flujo a la Tierra se perdió hace siglos, la mayoría de la gente vive bajo suelo en ciertos hábitats planetarios o en estaciones espaciales a lo largo de estas rutas que el Flujo mantiene conectadas. Hay comercio, viajes controlados por el gremio aristocrático y las familias solo existen en mundos verdaderamente  habitables. Pero hay un planeta llamado Fin, llamado así porque es el reino más distante de la Interdependencia, al que solo se puede acceder mediante un solo par de flujos. Y ahora el Flujo ha comenzado a moverse. Durante mucho tiempo fue estable. Pero se acabó, está colapsado y sin él, la supervivencia de toda la Interdependencia, de los planetas aislados y las vidas que ocupan, en definitiva, de la raza humana; todo-todito-todo llegará a su fin. Tres individuos. Un científico, el capitán de una nave espacial y la emperox de la Interdependencia tienen en sus manos salvar la raza.

La historia comienza con un prólogo, y dios sabe que Scalzi es bueno en eso. El capitán Arullos Gineos, ya lidiando con un motín… Los homenajes son evidentes, pero repito, mientas sean a obras gloriosas y estén bien hechos, es decir, que paseen por distinta acera a la del plagio, para mí son bienvenidos Y eso lo hace muy bien Scalzi. Así que me percaté de como El Fin del Imperio combina elementos de la Fundación de Asimov con el Dune de Herbert, o la serie Culture (La Cultura, no sé si aquí se tradujo así), de Ian Banks. Un buen sandwich mixto de tres pisos. Una manera que me pareció encantadora como fanático del género. Me gustaron las referencias a El Colapso; Scalzi describe muy bien “Ese viejo futuro de la Edad de Oro” en unos ocho puntos. Además, la versión del hiperespacio que encontramos aquí (llamada Flujo) no es simplemente una «velocidad fantástica sino una especie de extraña formación físico-ontológica que se esconde bajo el espacio tridimensional. ¡¿Cómo?! No os preocupéis, Scalzi no es de los que rallan. Lo describe muy bien. Dadle una oportunidad y lo veréis.

El Fin del Imperio gusta, deleita y está llena de buenos momentos. Ciencia Ficción que mola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *