Reseña: El Pescador, de John Langan

el-pescador«No me llaméis Abraham: llamadme Abe…». Así empieza la historia que vais a leer, novela ganadora del premio Bram Stoker 2016. El mayor premio mundial que una historia de Terror puede ganar.

El Pescador, dejará huella en vosotros. De eso no tengo ninguna duda. Al igual que el cebo que flota en el agua, la historia utiliza el inocente acto de pescar para adentrarnos en los temas más oscuros de la experiencia humana, pintando la imagen del sufrimiento mortal a través de la magia, el folclore y el misterio. Con una refinada prosa, John Langan hunde el gancho y mantiene la línea tensa página tras página hasta ir acercándonos al horror de lo desconocido.

Los personajes resuenan en la mente como si fueran carne y hueso, con una melancolía sosegada sobre aquello que se perdió y se echa de menos. Abe y Dan, han encontrado en la pesca la forma de evadirse del sufrimiento que viven tras perder ambos a sus mujeres y, en el caso de Dan, también a sus hijos. En busca de los mejores sitios para pescar al norte del estado de Nueva York, entre los bosques alrededor de Woodstock, sabrán de la leyenda del arroyo del holandés. Una leyenda de un hombre que llegó cabalgando desde el oeste, vestido de negro, en cuyas ruedas del carro destacaban unos símbolos jeroglíficos.

Al principio, sería conocido como El Visitante, luego como El Pescador. Todo aquel que termine relacionándose con él olerá a flores podridas, carne putrefacta y hablará la lengua de los muertos.

Una historia de amistad, pérdidas y sufrimiento. No aceptar la soledad que queda después de que te arrebaten lo que más amas. No es una historia de maldad, aunque salgan monstruos hambrientos de océanos negros. No podréis en sí culpar a nadie por mucho horror que leáis, quién somos nosotros para juzgar a aquel que desea volver a vivir la felicidad que perdió, eligiendo la condenación eterna alejándose de todo lo conocido. Perder el alma entregando el último aliento de vida, aunque eso le lleve a vivir en un lugar de tinieblas y aguas negras. Buscando en ellas, lo que ese océano esconde. Ciudades, cielos con otras constelaciones desconocidas en nuestro mundo. Cañas de pescar que en realidad son cuerdas trenzadas con anzuelos. Un mar más allá del horizonte del mundo que conocemos con profundidades inconcebibles… Allí os espera El Pescador.

La trama de El Pescador es simplemente extraordinaria. Mezcla el dolor humano junto a lugares imposibles. La Biblioteca de Cafrax acertó de nuevo publicando esta novedad. Sí, los lectores españoles merecíamos leer esta maravilla traducida. Entre novela moderna y un toque antiguo muy parecido a como narraba el escritor Robert E. Howard, sobre mares tenebrosos y mundos ocultos.

Dos protagonistas principales que afrontan el horror cada uno a su manera, sabiendo el precio que pagarán. Un pescador que ya pagó el suyo más allá de toda esperanza. Sin ninguna duda, recomendable esta joya literaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *