Reseña: Laïyna, de Pierre Dubois y René Hausman

LaiynaAnoche terminé uno de los más bellos álbumes fantásticos de cómic europeo que he leído, del año y diría que en mucho tiempo… Teniendo en mente aquella gran joyita de edición que también publicara Norma Editorial, El Gran Poder del Chninkel, de Van Hamme y Rosinski, allá por enero de 2017. Ahora, otra recuperación de un maravilloso relato de Fantasía con el magistral toque personal de Hausman como así atestigua la editorial y cosa que corroboro. ¡Qué maestría! ¿Cómo no apreciar la belleza de un cómic, de una historia fantástica diferente que llama la atención a los ojos incluso del no lector? Homenajes, joyas entre el fango a las que rescatar en el gran momento comiquero que vivimos. El talento de un artista, de un Laiyna01storyteller con el don de la imaginación; crear una trama en la que perdernos, soñar, imaginarnos allí o sufrir junto a los protagonistas… Una extraordinaria historia otorgada por especialistas de la BD como son Dubois y Hausman.

Si hace tiempo que no te ocurre, si quieres ser llevado por hadas, enanos, leprechauns, sumergirte en una atmósfera fantástica al estilo de films como Cristal Oscuro, Dentro del Laberinto o incluso Willow; estos dos álbumes, recogidos ahora en un integro tomo de tapa dura al estilo europeo.

Pero cuidado, no hay humor contundente aquí (cada cual su pelea), Laïyna es una historia, en muchos momentos, oscura y cruel. Con personajes que evolucionan a todos los niveles, envejecen o mueren, y todo esto ante los asombrosos ojos de un lector (yo, y posiblemente tú) encantado con el virtuosismo gráfico y narrativo que desprende la obra. Una historia de Fantasía pero con una enorme dosis de realismo en lo que respecta a la maldad del hombre como dueño de lo que no le pertenece.

Laiyna04¿Fantasía oscura? Podría ser un buen término para describir Laïyna. Hermosa, oscura, amada y odiada. Un díptico difícil de interpretar para algunos, el mismo que nos engatusa a los que amamos el mundo de los elfos, gnomos, dragones, hadas y seres antiguos, que son los encargados de criar a la pequeña Laïyna. Los hombres vienen a destruirlo todo. Algunos supervivientes escapan en último término para llevar la fantástica civilización del bosque a un lugar seguro. Laïyna aprendió el saber y todas las maravillas de los elfos. Por qué los dragones escupen fuego. Por qué las sirenas tienen cola de pez. Pero también aprendió a defenderse como una paladina de los bosques, el gen de unos padres luchadores recorren sus venas. Laïyna, hija de siervos, quedó huérfana muy pronto, sin embargo, parece nacida para liderar, arma en mano, a los seres faéricos, instruida por los grandes ritos mágicos desde su adopción. Ahora toca ponerse en la línea de batalla, ante la locura destructiva de los hombres que pretenden alterar la armonía de nuestra madre Tierra.

Laiyna05Pierre Dubois, legendario narrador de leyendas, y René Hausman, excelente iluminador de fábulas, crean en Laïyna un relato inolvidable. ¿Hay algo más poderoso que tener ese don ya sea con la narración o el dibujo, ese poder de trasladar a otras mentes a mundos distantes o hacerlos viajar en el tiempo de forma constante con una obra ilustrada?

Los diseños son preciosos, la historia atractiva, un regalo, una lectura obligatoria que Norma Editorial pone a disposición de ese lector selectivo de buenas historias en cómic europeo. Unas viñetas apoyadas en ese estilo caricaturesco y marionetero que tan bien mostró al mundo nuestro amado Jim Henson, el cual Laiyna02os aseguro que se enamoraría de Laïyna desde el minuto uno.

Un magnífico cómic. Un cruce entre heroica y fantástica, un deleite de aventura, una recomendación muy propia del señor Koreander (La Historia Interminable), íntimo amigo mío en mis sueños y en las noches que busco lecturas como gran adicto al género fantástico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *