Reseña: Medici Integral 1, de Olivier Peru, Giovanni Lorusso, Jacquemoire, Torrents, Leoni y Negrin

mediciCómics como lienzos. Además, si lo piensas fríamente, sin un dibujo tan brillante, un cómic histórico que encima tiene como trasfondo el ARTE que ha llegado a nuestros días; sin duda, no sería lo mismo. Una maravilla que te atrapa con tan solo una portada, un dibujo maravilloso que muestra de lo que son capaces nuestros autores europeos… Maravillas a ojos vista. Probablemente, mientras lees este párrafo casi que no has podido dejar de mirar la portada de Medici (derecha) o casi que apostaría que entraste a leer esta reseña por ello.

Florencia, 1407. Cosme de Medici es el hijo de un poderoso banquero. Su futuro está trazado desde que vino al mundo: amasar riquezas, dejando el poder y la política a los nobles. Sin medici00embargo, el joven anhela más. Quiere controlar su ciudad y más que nada, escribir el nombre de su familia en la historia. Nunca será un conquistador, nunca obtendrá reconocimiento por la espada y la sangre si continúa esa rutina que le han marcado. Por lo tanto, tendrá que aprovechar todas las oportunidades que ofrece esta era de cambio en la que dice vivir… Cosme, El Viejo: Del Barro al Mármol, un primer álbum muy limpio, sencillo, que sabe mantenerse vivo, entretener e incluso educar históricamente.

El abuelo de Cosme es quién verdaderamente dio poder a los Medici. El padre que resultó ser un gran diplomático a pesar de todo sólo tiene un reinado de tan sólo cinco años. El joven, pretende imponerse a la fuerza y a pesar de sopesar la disminución del poder financiero, pretende dar a conocer a toda Italia, y en particular al Papa, quién es el verdadero señor de Florencia… Lorenzo El Magnífico: De Padre a Hijo, un segundo álbum igualmente interesante, dedicado esta vez a contar una vida rica en eventos, centrando su historia en la primera mitad del reinado de Lorenzo el Magnífico. Un período de los más agitados de la Italia Renacentista, con un choque frontal entre medici02políticos y banca.

Después de la muerte del padre, el hijo mayor se convierte en maestro de Florencia. Pero no tiene la visión y el sentido estratégico de sus antepasados. Sólo el interés de la pompa de poder y prefiere sumergirse en la decadencia en lugar de administrar una ciudad a la que dice no pertenecer. Sin ninguna luz, la gente de la calle se da cuenta, y el pueblo, antiguo aliado de la familia, se aleja en beneficio del monje Savonarola y su predicación por la creación de una nueva ciudad lavada del pecado. Entonces ocurre lo inimaginable: los Medici son expulsados de Florencia.

Más intrigas de palacio en el tercer tomo llamado Julio: Del Oro a la Cruz. No hay escenas épicas aquí. De hecho, la trama se extiende a lo largo de dieciocho años y multiplica sus personajes y aparecen medici05conocidos históricos como Juan de Medici y su primo Julio, Cesar Borgia y Nicolas Machiavelo. Maniobras en la sombra y objetivos a largo plazo que implican un mínimo de explicación y supongo que se resolverán en el siguiente integral.

La vida de los Medicis siempre mereció su serie. El desarrollo de este período poco conocido en el mundo del cómic, atraviesa de manera muy interesante por grandes nombres del Renacimiento italiano. Una época convulsa, interesante y la mar de atractiva si le das una oportunidad.

La recreación para este primer volumen de dos (supongo, por que originalmente llega a cinco álbumes) y que recopila Ponent Mon como primer integral, es una joyita del cómic entre las novedades del momento. Visualmente espléndida (como vengo proclamando desde el principio) y con una historia igual medici04de importante comienza todo. Olivier Peru y Lorusso dan fuerza a la trama y retranscriben magníficamente la historia y el destino del más conocido constructor de la ciudad de Florencia. Si la narración es sólida y efectiva, el dibujo de Eduard Torrents también es para tenerlo en cuenta. Sin embargo, su estilo es más seco que el de Giovanni Lorusso (que diseña el primer álbum) y lucha por liberar lo hierático que sólo conduce a una inmersión total. Lo hace con algunas aproximaciones a rostros y siluetas y sobre todo, a entornos mucho más evocadores.

Medici, una obra que mezcla hábilmente entretenimiento, conocimiento y bellas ilustraciones. Atractivas sus intrigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *