Reseña: La Casa del Reloj en la Pared, de John Bellairs

La-casa-del-reloj-en-la-paredLa historia empezará en el año mil novecientos cuarenta y ocho, una cálida y ventosa noche estival. Lewis, un niño que se acaba de quedar huérfano, va camino de un pueblo en el estado de Michigan. Allí vive su tío Jonathan en una mansión muy peculiar. Nada más llegar le presentará a su buena vecina la señora Zimmermann, que se encuentra escuchando junto a una de las paredes de la grandiosa casa. Su tío le hablará de un extraño misterio y el tic-tac de un reloj. Pero Lewis es un niño obeso y algo patoso que por conseguir la amistad del chico más popular del colegio despertará lo que debía continuar oculto.

Vais a leer una historia para escapar de la realidad. Creo que en sí no es tanto que esté escrito para gente más joven, sino el que no esté escrito para adultos lo que nos atraerá. Al menos, conmigo lo hizo. El recuerdo de la infancia, la nostalgia de cuando leemos cuentos sin violaciones, crímenes atroces… Regresaremos al olor de galletas de chocolate recién horneadas magos, brujas, hechizos, el extravagante comportamiento de algunos de sus protagonistas nos irán metiendo en el mundo de la magia. La casa tenebrosa del tío con sus pasadizos secretos, la grandiosa biblioteca, espejos que reflejan sitios lejanos y exóticos. ¿Quién no desea perderse unas horas ahí y salir de la rutina?

Estos libros se escriben para eso. Y este logra su objetivo. Libros de nigromancia, pentagramas, un bastón mágico coronado por una bola de cristal en la que, de vez en cuando, parece verse un extraño castillo en miniatura; la magia blanca luchará contra la magia negra, ¿qué clase de libro de magos sería si no hubiera esta lucha?

El bien contra el mal, la luz contra la oscuridad, los vivos contra los muertos… Escrito con un lenguaje suave, con los sobresaltos justos para no perder interés en el relato, la trama se verá muy pronto. No será así con el desenlace, llevándonos a un final cerrado…, pero abierto a otras posibles aventuras de los protagonistas.

Me ha gustado, me lo he pasado bien y como siempre digo, ese debe ser el fin de cualquier novela. Por cierto, es el libro en el que se basa la película La casa del reloj en la pared, de Cate Blanchett y Jack Black, producida por Steven Spielberg, que ahora veréis en anuncios constantemente hasta su estreno. No sé cómo será la película, pero sí puedo deciros que vale la pena antes leer el libro y dejar que las horas pasen buscando el origen del enigmático tic-tac de un reloj que nadie sabe dónde se esconde.

2 comments

  1. Rosa María dice:

    Otro libro que voy a leer gracias a tu reseña. Yo también quiero volver a mis libros juveniles y al olor de esas galletas. Por supuesto, la película la dejo para después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *