Reseña: Cuando el Diablo se Aburre, de Ignacio Cid Hermoso

cuando_el_diablo_se_aburreAl empezar una novela de terror podemos encontrarnos con el terror realista o sobrenatural. Con esa base nos vamos adentrando en su historia. ¿Pero qué ocurre cuando ambos conviven en el mismo libro? Nosotros los lectores que amamos este género, disfrutaremos el doble. Vamos a ser sinceros, queremos leer terror para pasarlo mal. No siempre ocurre eso, pero esta vez podéis estar seguros de que cerraréis el libro satisfechos.

Dicen que el miedo es algo lento, mientras el terror es un instante, preparaos para muchos de esos instantes que llegarán sin poder asimilarlos. Un thriller tenebroso que roza la demencia porque, dentro de lo irracional, como novela de ficción nos adentrará en dos épocas diferentes con hechos reales de la historia negra de España. El protagonista principal es Ezequiel, un escritor madrileño actual que escribe bajo un seudónimo de mujer. Tiene la oportunidad de escribir el libro que siempre deseó, el cual le llevaría al reconocimiento… Pero vamos a retroceder en el tiempo. Noviembre de 1993, en una carretera comarcal de Durango (Vizcaya), Alfonso Aguirre, Cabo de la Guardia Civil, detiene un todoterreno en cuyos asientos traseros hay un hacha manchada de sangre. Su conductor le dirá: Ella sigue allí…

En esta novela nada es lo que parece. No quiero confundiros, ni contar más de lo necesario. Es una historia que debe ser leída no para que nadie os hable de ella; la seguiremos en períodos temporales diferentes, sabremos del bombardeo en Durango durante la Guerra Civil. Una noche de marzo de 1937, un padre llegará a casa contando que el bosque le ha susurrado… Bastantes años más tarde, desaparecerán unas niñas mientras en el palacete conocido como La Casa de los Velasco, una masacre empapará el suelo de sangre y miembros humanos… Ahora, en la actualidad, nuestro escritor cree que ha llegado el momento de que alguien cuente la verdad de lo que sucedió.

Como ya os dije al principio estaremos ante sucesos reales, el bombardeo y la desaparición de las niñas que, sin poder evitarlo, aunque no se llamen igual y no sea el mismo escenario, pensaremos en ellas. Luego, lo inexplicable: las apariciones, fantasmas que arañan puertas, trozos de verdad terroríficos, de los que nos gustan, de esos que dices “no por favor, que no sea una pesadilla, que el protagonista lo esté viviendo de verdad”. Cualquiera que diga que los medios son imparciales o que difunden información verídica se engañá a sí mismo. Se crean “verdades alternativas” embelleciendo los hechos, ocultando información, manipulándola muchas veces, incluso llegando a favorecer intereses particulares. De esto Ignacio Cid Hermoso nos dará una magistral lección en la novela.

No sé qué hace el Diablo cuando se aburre, pero sí sé que va allí donde Dios ya no existe. Nos advirtieron que no debemos venderle nuestra alma porque él siempre viene a cobrarse el precio. No tiene prisa, sabe que es inmortal, su paciencia es infinita. No, repito, nada es lo que parece y todo lo es. Una historia de terror de verdad, donde hay una deuda que pagar. Donde lo humano, el criminal que siente placer torturando, quien paga por sentir el doble de ese placer por verlo, la leyenda urbana que más escalofríos nos causa, se mezclará entre aquelarres vascos y un bombardeo. Si esto os parece poco, encima el libro es una obra de arte visual con la corte infernal acompañando algunas páginas y varias láminas. Incluso recomienda música para ambientar la lectura del libro. Podéis buscarla, pero os digo ya que no hace ninguna falta, hay suficiente terror, pero suficiente.

2 comments

  1. Rosa María dice:

    Buenísima reseña, Soraya, invita a leer el libro, que es lo que yo voy a hacer en cuanto me haga con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *