Reseña: Tanguy y Laverdure «Classic», de Charlier, Patrice Buendía, Matthieu Durand y Formaggio

Tanguy Classic int 1 cover.inddSi preguntáis a alguien que entienda sobre cómics de temática bélica, cómic europeo del bueno, y en especial, con el tema de la aviación muy presente: dudo muy mucho que no os hable de Tanguy y Laverdure. Y si me preguntáis a mí, os asentiré con la cabeza también y además (por que sabemos qué clase de pregunta viene después) os recomendaría empezar por sus aventuras más clásicas o una revisitación si está lograda. Como es el caso de la recién publicada obra Una Aventura “Classic” de Tanguy y Laverdure.

Aunque inicialmente fuera titulada Michel Tanguy y debutara en el primer número de la revista Pilote en 1959; y se convirtiera rápidamente en una fuerte competidora de la famosa serie equivalente Buck Danny; Tanguy y Laverdure fue un cómic franco-belga creado por Jean-Michel Charlier y Albert Uderzo. TANGUY-CLASSIC-INT-01_edu.inddBasada en dos pilotos llamados Michel Tanguy y Ernest Laverdure cuyas aventuras y desventuras de estos personajes se sitúan en la Fuerza Aérea Francesa. Una serie que estuvo en cartel desde 1959 hasta 1971. Aunque en 2002 se reanudó con dos nuevos autores, después de una interrupción larga causada por la muerte de Charlier.

Tanguy y Laverdure son dos amigos de la escuela de vuelo con personalidades opuestas. Mientras que Tanguy es serio, honesto y obediente, Laverdure es excéntrico, torpe e irredimible. Sin embargo, Laverdure es un genial compañero de equipo para Tanguy en situaciones difíciles. Misiones peligrosas y espionaje…, tareas cotidianas para pilotos que son ases voladores y defensores eficientes de su patria. Ponent Mon trae esta joyita ideal para ponerse por primera vez con estos magníficos héroes del aire. Si habéis leido hasta aquí con interés, no perdáis el placer de reuniros, de daros el gusto, de poneros a leer un cómic tan atractivo como este. De empezar TANGUY-CLASSIC-INT-01_edu.inddcon ello. Aventuras que nos sitúan a principips de los 70s, año en el que Tanguy y Laverdure dan la bienvenida en la base de Istres a varios pilotos extranjeros para una serie de pruebas. La idea es que países como Italia, Alemania, Sudáfrica o los Estados Unidos adopten el nuevo modelo Mirage F1. Pero una serie de accidentes y averías darán más de un quebradero de cabeza a nuestros protagonistas. Leí (devoré) este tomo, y luego, descubrí su génesis, especificada en una de sus portadas. La sorpresa fue enterarme que toda la trama, el escenario, estaba tomado de una novela escrita en aquel momento por el mismísimo Jean-Michel Charlier (El avión que mataba a sus pilotos). Ahora, aquí, un guión presentado en dos álbumes que se reunen en un mismo integral.

Pero demos también mérito a los autores que han trabajado para que esto tenga la presentación que tiene. Respeto a unos buenos artistas y al trabajo de adaptación de Patrice Buendía, el dibujazo de TANGUY-CLASSIC-INT-01_edu.inddMatthieu Durand y color de Ketty Formaggio. El señor Durand domina perfectamente el tema, personajes principales, planos y personajes secundarios. La elección de colores, deliberada, complacerá a los fanáticos o seguidores más clásicos. Un buen resultado de calidad y un buen homenaje a sus antecesores y por supuesto, a los fans.

Una aventura en dos partes. En Amenaza en Mirage F1 encontramos un inicio excelente. La trama nos sumerge perfectamente en este período, una historia que sucede con rapidez; la trama se revela pero se deja suspense en un suceso. La bola de nieve va creciendo y pronto sabes que habrá drama final. Hasta casi la última página, no sabes si realmente hay sabotaje o solo son problemas técnicos todos los tanguyylaverdureclassic02problemas que suceden. El aporte genial es, que entre los cuatro pilotos extranjeros, hay ciertas actitudes extrañas que hacen sospechar al más pintado. El avión que mató a sus pilotos es la continuación y el final de la adaptación. Más misterio. Aunque aquí la investigación se vuelve más tensa, y ciertos hechos conducen a pistas falsas. Así que el número de sospechosos disminuye. No diré más. Disfrutadlo vosotros.

Cuenta mi tito americano, amante del cómic europeo, que fue una verdadera tristeza leer los últimos álbumes de Tanguy y Laverdure. Y que al ver como estos títulos vuelven al candelero, a uno se le pone el vello de punta. Una agradable sorpresa, y más cuanto todo es perfecto, corte, colores, escenario, ambientación… Una recuperación de Tanguy y Laverdure maravillosa. Otra joyita genialmente adaptada tanguyylaverdureclassic04a nuestro tiempo, al igual que lo que está haciendo Norma Editorial con Corto Maltés; colocar dos buenos autores, que saben lo que hacen, y que conocen a los personajes para no demacrar el resultado. Una maravilla. Eso dice.¿Y quién es su sobrino -al que le enseñó su amor por el noveno arte- para rebatirle?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *