Reseña: Matt Marriott. Pueblo Minero, de Tony Weare & James Edgar

matt-marriott-pueblo-mineroEn su día cantidad de autores se apuntaron al Western. Poder inspirar sus historias en ese Lejano Oeste, en estepas desconocidas, en fronteras de un colonialismo impuesto… Con un enemigo desconocido del que nada bueno podía esperarse. Cierto y verdad es que tanto empuje hizo que brotaran buenas historias en libros, cómics y cine. Si algo triunfa en los tres grandes medios que impuso el Siglo XX, cabe esperar que aquel “género nuevo” triunfara entre el personal ávido de devorar historias. Así vieron, matt-marriott-pueblo-minero04vimos y aún a día de hoy se puede indagar y meterse en este mundillo y obras de autores de casi todos los países del primer mundo. Por eso, hoy os hablaré de una obra totalmente desconocida para mí que como siempre el maravilloso editor portugués Manuel Caldas publica en ediciones que tan gratos recuerdos traen.

Tony Weare. ¿Les suena? Tony Weare (1912-1994) fue un ilustrador inglés conocido sobre todo por ser el creador de un magnífico personaje western como fue Matt Marriott. Publicada como casi todo en aquellos años, Matt Marriott fue un tira comiquera publicada diariamente escrita por Jim Edgar, que funcionó la friolera de veintidós años en el periódico The Evening News. Desde 1955 hasta 1977. Tony Weare fue un grande del noveno arte. Además de Matt Marriott, trabajó e ilustró cantidad de obras y en 1961 fue elegido Mejor Dibujante de Tiras para Adultos. Incluso en la década de los 80s trabajó en algunas secuencias de V de Vendetta junto a Alan Moore y David Lloyd.

matt-marriott-pueblo-minero01Gracias a editoriales como las del amigo Manuel Caldas, se pueden conseguir a día de hoy joyitas de tiempos atrás. Una vez más, una gran alegría al ver que se puede tener en mano nada más y nada menos que Matt Marriott, en una genial edición a tamaño apaisado con las que vibrar con las grandes ilustraciones de Weare. Todo un regalazo para el amante del mejor género Western.

Matt Marriott comenzó a publicarse el 19 de septiembre de 1955 bajo los guiones de Jim Edgar. La historia abre en Kansas sobre 1880, años en los que los ganaderos intentaban conducir sus rebaños de ganado a través de los enormes pastos y altiplanos del noroeste. ¿Pero quién es Matt Marriott? Os lo cuento: un joven de padres campesinos que vive en una granja vecina a la de los Hermanos Horn. Un día mientras Marriott trabaja llevando ganado, al volver encuentra que han matado a sus padres mientras estos defendían su granja… Matt rápidamente toma las armas y entra en cólera. Se hace una idea de quiénes han podido ser esos hijos del demonio. Existe un maldito ganadero que seguramente tenga algo que matt-marriott-pueblo-minero03decir delante del cañón de su fusil. Después de que el polvo se asiente, Matt y su amigo “Powder” Horn comienzan un peregrinar. Y así vivirán cientos de aventuras durante los próximos veintitantos años que duró la serie.

En este ejemplar que presenta por primera vez el Editor Manuel Caldas aporta tres historias donde descubriréis de qué palo esta hecho el personaje… y su mundo. Todas y cada una con un párrafo de introducción a la aventura a leer. Matt Marriott: Pueblo Minero abre con Doremus, una historia de 1970 que versa sobre un curioso y prototípico personaje de las historias del Oeste. Mary Evangelio (1973) es considerada una de las mejores historias de Edgar y Weare, donde en un pueblo llamado Pluto Gulch Marriott y su colega reparten. Un lugar que parece ser el mismísimo Infierno de no ser por esa chica que predica amor al prójimo… Cierra el ejemplar con La Recompensa, en la que se abordan diversos temas, en especial, la proposición de que Marriott se haya matt-marriott-pueblo-minero05podido convertir en un ser que siente aversión hacia las mujeres, y todo por la idea de poner fin a su “vagabundeo” debido al amor.

Lo voy viendo poco a poco y en derredor. Van llegando títulos que jamás pensé volver a ver disponibles. Con los ojos iluminados vuelvo a ver pepitas de oro brillando en el susurrante río comiquero. Matt Marriott es un buen pedrusco. Mojarse los pies o no, está en vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *