Reseña: Desaparición en la Roca del Diablo, de Paul Tremblay

desaparicionOs contaré así bajito que hay dos épocas del año en las que me entran una ganas terribles de volver a mi género favorito. Las llamo verano-verano y pleno-invierno. Es en ellas cuando siento una atracción tremenda por volver al género que más me aporta. El tan alabado por mí Terror. En uno de mis momentos más épicos decidí leer Desaparición en la Roca del Diablo, de Paul Tremblay (el autor que asustó a Stephen King y cautivó a Joe Hill). Más que nada por las buenas impresiones que tuve con Una Cabeza Llena de Fantasmas (Premio Bram Stoker), su otro titulo traído a nuestro país por la recomendable editorial Nocturna Ediciones.

Es curioso como Desaparición en la Roca del Diablo ha sido una novela que se ha dado la circunstancia de haberla leído siempre a solas. O en ratos libres de trabajo o bien en casa, donde curiosamente se daba siempre el momento de quedarme solo para recurrir a ella. Hallándome acostado en la cama, o en mi sillón favorito de lectura dispuesto a eliminar ese sudor frío, sin dormir, paralizado por el miedo en ciertos momentos de silencio absoluto. Por que desde siempre pude oler el hedor podrido de los muertos o percibir esa sombra espectral de un niño desaparecido que es lo que en este caso la lectura me ofrecía… No obstante, calificaría Desaparición en la Roca del Diablo más como un thriller psicológico que como novela de terror: el elemento terrorífico en este libro no goza de la cantidad suficiente que yo necesito para catalogarlo en el gran género. En cambio, Tremblay desenreda hábilmente capas de horror con el paso de los capítulos, obligando a los personajes y al lector a temer, a lo que se le pueda “asomar” por el rabillo del ojo.

La trama se centra en la desaparición de un niño, Tommy Sanderson, de trece años. Tommy y sus amigos, Josh y Luis, entran al Parque Estatal de Borderlands una noche de verano. Luis y Josh vuelven a salir. Tommy no. La novela abre con la llamada telefónica a la madre de Tommy, Elizabeth, informándole que su hijo ha desaparecido, y así siguen los eventos los próximos días.

En un nivel muy alto, el argumento funciona realmente bien como novela de misterio. Con preguntas a las que el lector recurrirá continuamente como: ¿Por qué los niños estaban en el parque esa noche? ¿Una travesura normal de adolescentes o había una oculta intención? ¿Qué le pasó a Tommy: perdido, herido, secuestrado? ¿Tiene algo que ver su obsesión con la fuga de su padre y la muerte trágica que sufrió? Mientras Elizabeth lucha por sobrellevar la desaparición de Tommy, comienza a sentir la presencia de lo sobrenatural en su hogar. (Esta parte mola). Por un momento, lo ve, muy claramente, lo que parece ser Tommy, una sombra enferma, espantosa, en la esquina, jura por Dios que puede oler su aroma… Luego están las páginas del diario tan desconocido de Tommy. Páginas que empiezan a aparecer por toda la casa y durante la noche. Elizabeth incluso compra una cámara de seguridad para averiguar quién deja las páginas por todo el salón en su ausencia… Además, el diario insinúa un secreto que los tres niños escondían.

Pese a no catalogarlo de Terror, y debido a la situación que antes o he comentado, se han dado situaciones con este libro que me han encantado y hecho sufrir de lo lindo a la vez. Sobresaltado con ruidos nimios, asustado en situaciones y al cerrar el libro pensar en qué demonios he leido, y volverlo abrir. No es una novela terrorífica, ya lo he dicho, pero si se dan ciertas situaciones idóneas para asustar bastante. No quiero revelar demasiado de la trama por que se desenreda bastante bien. Diré para terminar que tiene dos partes y que probablemente una os guste mucho más que la otra. Una desgarradoramente horrible. Y otra muy real. Situaciones que le podrían pasar a cualquiera. Y eso da miedo.

Desaparición en la Roca del Diablo es ya uno de mis libros favoritos del verano. Inteligente, perturbador y maravillosamente escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *