Reseña: ¡Serán Nuestros!, de Stéphane Barroux

serannuestrosBarroux tiene en su haber una corta bibliografía, pero intensa. Es de ese tipo de autores que suele tocarnos la fibra con sus historias. Ponernos en el lugar de otro, o de aquel en el que casi imposible que nos pongamos en su piel por nuestro modo de vida social; pero hacernos sentir fraternales a más no poder. Tocarnos la fibra. Norma Editorial ya nos había presentado como se las ingeniaba este guionista e ilustrador con su original obra Alpha; donde junto a Bessora traían una obra conmovedora y vibrante narrando un relato impactante que mostraba el sufrimiento, ilusiones y desilusiones de los emigrantes. Obra galardonada con el Premio Médicos Sin Fronteras 2015, por cierto.

En ¡Serán Nuestros! tira más hacia la biografía bélica, y ese tema me encanta. Una trama presentada como “La historia real de un soldado francés en la I Guerra Mundial”, me atraía bastante. serannuestros01Con un comienzo original poniéndose el mismo autor como protagonista, una fría mañana cuando deambulando por la calle se topa con un cuaderno que contiene un testimonio increíble: la historia de las primeras semanas de reclutamiento de un soldado durante el verano de 1914. Un proyecto inspirador que nace de la casualidad, de un encuentro esporádico, de un tesoro encontrado en la acera y de un movimiento en el que un ilustrador va, ve y gana.

¡Serán Nuestros! contiene en realidad un testimonio de nuestra triste historia europea. La increíble riqueza pero también la desesperación, humillación y el anhelo humano de destruirnos a nosotros mismos. El autor relata los inicios de la guerra en julio, cuando todos en su país estaban seguros de que ganarían las batallas sobrados, convencidos de los territorios que conquistarían, de los fuertes que eran sus pechos y de cuan mermado podrían dejar a serannuestros02ese vecino insano que no paraba de anexarse alianzas y jurisdicciones. Todo eso narrado hasta llegar al luto. Hasta septiembre, cuando el soldado francés del diario es herido en el brazo…

Encontré en ¡Serán Nuestros! un guión inquietante visto desde unas imágenes simples pero certeras, que insinúa lo que aquí de verdad es importante: lo que se cuenta. Tras el carboncillo, un texto que relata así un diario rural mucho menos horrible que las historias tradicionales contadas por muchos desde aquellas odiosas trincheras.

¿El carboncillo? Barroux usa ese pretexto ilustrativo del que es tan característica su obra. La potentes ilustraciones lineales en negro conforman la novela gráfica de principio a fin. Acompañan la narración de los acontecimientos y las emociones del pasado: la separación, viajes en tren a destinos desconocidos, la insoportable espera por la llegada del correo de un ser querido, noches de vigilias en graneros y el miedo. Las palpitaciones y el miedo de no saber qué te espera mañana o quizás unas horas después en un encuentro inesperado.

serannuestros03¡Serán nuestros! es de esos cómics que te hacen pensar, entretanto, o quizás cuando llegas al final y cierras la tapa. Barroux muestra el cuaderno de guerra de un pobre tipo, lanzado de lleno en la Gran Guerra sin quererlo. Con las imágenes de Barroux enfatizando perfectamente la aspereza del momento.

Toda una experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *