Reseña: Estamos Todos de Puta Madre, de Daryl Gregory

EstamosTodosPMEs en esos títulos que casi navegan a la deriva entre tanta novedad, que tal vez casi por casualidad uno encuentra el oasis indicado para beber. O sentarse a la sombra. O a esperar que caiga un coco para hacerse un cóctel…, si se consigue abrirlo. Como agua es el nuevo titulo que publica Ediciones Gigamesh que quizás eche para atrás a algunos lectores viandantes en busca de un chispazo. O tal vez ocurra todo lo contrario, y se impacte por el titulo y se pregunte qué demonios es. Y, sobre todo, de qué va. Por que Estamos todos de puta madre, de Daryl Gregory, goza de un potente titulo y en especial, si tus ojos después de leerlo, corren a observar la portada…, ya estás perdido.

Como amante del género de Terror, después de los Premios Bram Stoker que se van publicando en nuestro país, mis vellos se ponen en órbita cuando me entero que una editorial publica algún Premio Shirley Jackson. Para mí, los segundos en calidad, también a los que estar atentos por la calidad que puedan contener. Además de que es súper raro que algún premio de estos vea la luz en nuestro país, como para tener opción de elegir. Aunque he de decir que gracias a algunas editoriales que ahora están apostando fuerte en su comienzo, poco a poco, estamos viendo cositas interesantes. ¡Ya era hora!

Y entre ellas podéis apuntaros Estamos todos de puta madre, el que fuera Premio Shirley Jackson 2014, y que acaba de ver la luz en nuestras librerías. Una compleja novela, mordazmente divertida, horrible en ocasiones, pero extrañamente inspiradora. Una historia con la que construir un rompecabezas seductor de identidades desgarradas, centrándose tanto en el valor como en el peligro del miedo.

Cuenta como la enigmática doctora Jan Sayer es la encargada de moderar las reuniones de terapia de ciertos sobrevivientes a algún tipo de experiencia sobrenatural. Miedos aterradores por los que pasaron alguna vez y pensaron que no lo contarían. O sencillamente, siguen dándole vueltas y vueltas a la cabeza para intentar explicarse qué vieron y lo peor, por qué siguen con vida. La Dra. Sayer es la encargada de liberarlos del mal, de esa prisión que se ha vuelto sus conciencias. Y entre ellos lidia con Harrison, un cínico cazador de monstruos, que ahora se revuelca en su letargo después de que el mundo no haya reconocido nunca sus actos. Bárbara que se quema…, una mujer víctima de una depresión a la que atormenta un recuerdo grabado en sus huesos. Stan, un señor mayor y único superviviente de una fiesta de caníbales… Ufff, no digo más. Y también Martin, un joven traumatizado por el asesinato de sus amigos y que ve espíritus resbaladizos flotando a su alrededor. Por último, Greta, una poderosa joven decorada con cicatrices cargadas de misterio.

6ad6Personas aisladas, tanto víctimas como opresores, fantasmas en un mundo de vela, ciegos y aterradores a los ojos de muchos, pero damnificados y por tanto pesadillas vivientes. Combinando el crudo realismo del dolor y el aislamiento, con la fuerza liberadora de lo fantástico, Daryl Gregory mete miedo en este mundo no más fantástico que lo que vemos a nuestro alrededor cada día. Quizás por eso Estamos todos de puta madre afectó tanto a mi paz lectora. Provoca que sea fácil creer que el mundo es una ilusión, detrás del cual acecha una verdad alternativa, oscura y degenerada.

Sabemos que existe. Pero, ¿queremos saber tanto sobre ella?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *