Reseña: ¡Shazam! La Monstruosa Sociedad del Mal, de Jeff Smith y Steve Hamaker

shazammonstruosasociedadAlgo que me gusta hacer (supongo, que como a muchos) es prepararme para lo mejor. O para hacer mejor algo que llegará en breve. Todos sabemos que se está rodando el film de Shazam y vaya a gustar o no, a mí me atrae la idea, por lo que me interesaba leer algo de este personaje al que se considera de segunda fila (o tercera) dentro del Universo DC. Pero algo nuevo o relativamente reciente, es ver que se ha hecho con él haca poco. Antes de que lleguen todos esos tomos que llegarán, sin duda. Y es curioso por que llevaba un tiempo pensando en los buenos días de lectura que me dio la mítica serie Bone del gran Jeff Smith. Me lo pasé en grande con esa serie. Era el raro de mi grupo de amigos que la coleccionaba. Total: que me pongo a indagar y resulta que Jeff Smith hizo una miniserie de cuatro números con shazam02Shazam el año pasado… ¡Y yo sin enterarme!

De lo que sí me entero es, que ECC Ediciones la trae para colmo en tapa dura y recopilada en un tomito a un precio genial. Entonces, ¿qué hacer cuando hay hambre y pasas por delante de un horno de pan? ¿Cuánto dura un bocadillo de jamón en la puerta de mi casa (como solía decir un amigo mío)? El titulo es altamente llamativo y te da en la frente: ¡Shazam! La Monstruosa Sociedad del Mal. Y el dibujo… Oh, el dibujo… Cuánto tiempo que no disfrutaba con los trazos animados de Jeff Smith. Y encima con mi amado Alex Ross haciendo la Introducción. No quedaba otra. Sé ver las señales con hay una conjunción de los astros ante mí.

La historia casi es una revisitación a sus inicios pero de un modo alarmantemente mejor del que conocía. Billy Batson es un joven huérfano. Vive en un edificio abandonado y es aterrorizado por un viejo matón callejero llamado Lagreen que le roba el dinero a Billy, además de golpearlo si no coopera. Durante una tormenta, mientras Billy se sienta a disfrutar de una sopa junto a un hombre sin hogar llamado Talky, Lagreen irrumpe en el lugar… Por otro lado, Billy suele ver a un hombre que se parece a su padre al otro lado de la calle. Billy lo persigue en el metro, suben a un tren rojo y amarillo con un rayo amarillo en el costado… ¡Y pum! Cuando se bajan, dentro de una caverna (sí, tal como escucháis), Billy shazam03ve siete estatuas que representan Orgullo, Envidia, Avaricia, Odio, Egoísmo, Pereza e Injusticia. Al fondo, un anciano sentado. Billy asume que es Dios, pero le dice que es solo un mago… ¡Tonterías las justas! Jajaj…

Hasta aquí, los que conozcáis la historia del personaje, os sonará. Pero a mí no me suena que la palabra mágica «¡Shazam!», se relacione también con el poder de héroes cuyos dones adquiere: Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio. «¡Shazam!», y Billy se transformará en el Capitán Marvel. Pero la cosa cambia. Y toda una serie de hechos nos llevan a la nueva trama que Smith propone. Lagreen siendo arrojado por la ventana, el viaje a la Roca de la Eternidad, viaje en el tiempo a la época del Big Bang para ver nacer nuestro Universo, Shazam “comentándole” a Billy que no está solo en el mundo que en realidad tiene una hermanita, círculos de las cosechas gigantes apareciendo por todo el mundo, el Dr. Sivana prometiendo en su puesto que llegará al fondo del fenómeno de los monstruos y un extraño circo llamado La Monstruosa Sociedad del Mal llegando a la ciudad… ¿Será el principio de una nueva vida con una familia o todo se echará por tierra por culpa del inminente fin del mundo?

shazam01El aclamado guionista y dibujante Jeff Smith es el autor del laureado cómic Bone, convertido en clásico instantáneo cuando salió. Ahora, el brillante creador pone al servicio de DC Comics todo su talento para confeccionar historias que combinan aventuras, humor y preciosas ilustraciones en esta reinterpretación de la historia de Shazam para una nueva generación. Totalmente, de acuerdo, con la sinopsis. Pues siempre he sido raro, diferente, me gustaba lo que a nadie le atraía. Shazam fue en su día, uno de mis superhéroes favorito de DC. Era original. Lo sigue siendo después de las décadas. Una especie de Anti-Batman; un tipo feliz, cien por cien libre de angustia, a partir de obtener sus poderes. Mola ver a alguien que no sufre más allá de lo que suceda a su alrededor. Alguien a quién le gusta tener poderes. Pura realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *