Reseña: La Ciudad y la Ciudad, de China Miéville

la ciudad y la ciudadLa Ciudad y la Ciudad puede ser perfectamente el libro de China Miéville que más rápido he leído. ¿Pudiera deberse a qué es más corto en páginas que los demás? Esa no es la razón. Es tener la sensación de que he leído una de las mejores novelas de Ciencia Ficción en mucho tiempo. Pero CF de la buena, de esa que tú y yo sabemos, de ese tipo de CF donde se mezcla género negro y se saca adelante muy dignamente dicha unión. Lo de “digno” es, por que nunca consideré a Miéville fuera de la CF, y aquí me ha demostrado que lo vale en grande para otros géneros. Comenzando la historia con un hecho muy típico (una joven asesinada) pero afortunadamente, complicando bastante más las cosas de lo que en esos comienzos de la novela criminal puedas encontrar.

China Miéville es quizás el mejor escritor de CF de la generación actual. No solo lo digo yo, dos grandes autores como J.G. Ballard y M. John Harrison producen gran parte de su ficción y no es por casualidad. La primera novela de Miéville (El Rey Rata) fue una sombría historia de terror urbana sobre el Londres contemporáneo. No obstante, sus últimos trabajos se desarrollaban principalmente en el mundo alternativo de Bas-Lag: novelas ambiciosas como La Estación de la Calle Perdido y El Concilio de Hierro, repletas de personajes grotescos, imágenes maravillosas, monstruos asombrosos, parábolas políticas y tramas intrincadas.

Pero La Ciudad y la Ciudad es muy diferente. Se lleva a cabo en un mundo natural…, entre comillas. Un escenario post-soviético que se basa en la teoría de cuerdas para la ideal general y la experiencia convencional para una trama concreta. Aparte de un detalle excepcional, este libro podría ser una ingeniosa historia de misterio contada desde el punto de vista de un policía de Los Balcanes que lucha para hacer frente a los problemas de una sociedad cargada de tradiciones y actitudes de su reciente pasado autoritario. Con detalles que tele-transportan a esa clásica literatura inglesa con rasgos distintivos como tranvías traqueteantes en dirección a las zonas ocupadas de Viena. Casi se puede escuchar una cítara que vibra en alguna parte de una alcantarilla oculta…

Jugando con la idea actual de los físicos teóricos de que más de un objeto puede ocupar el mismo espacio físico, Miéville muestra una inteligencia disciplinada que recuerda al difunto Barrington Bayley (que se especializó brillantemente en implausibilidades científicas), ayudándonos a aferrarnos a la idea de que la ciudad de Beszel existe en el mismo espacio que la ciudad de Ul Qoma. Los ciudadanos de cada ciudad pueden percibir vagamente a los otros, pero tienen prohibido, bajo pena (administradas por una autoridad suprema), interactuar con ellos. Han aprendido por hábito a “no ver”. Las ciudades tienen diferentes aeropuertos, códigos de marcación internacional, enlaces de internet, los automóviles navegan instintivamente uno alrededor del otro; los oficiales de policía cooperan pero no se les permite detener o investigar crímenes cometidos en la otra ciudad… Sutilmente, casi casualmente, Miéville construye una metáfora de la vida moderna en la que nuestros hábitos de “no ver”, nos permiten ignorar aquello que no afecta directamente a nuestras vidas. Sin embargo, no nos anima a entender su novela como una parábola, sino como un misterio policial que trata circunstancias extraordinarias.

La Ciudad y la Ciudad es una excelente investigación de homicidios que cambia casi con cada página muy en la tradición del dios de esto, Philip K Dick. Pero no la veáis como una temática complicada. Todos los misterios y eventos son explicados; el protagonista es un obstinado descubridor de la verdad, frustrado por las reglas de La Brecha pero aceptando las reglas…, en principio. Esas reglas famosas por su inflexible rigidez. El cuerpo de una joven se encuentra en una urbanización destartalada y a Borlú (el inspector protagonista) le asignan el caso. Casi desde el principio se da cuenta de que hay algo inusual en el asesinato. Está convencido de que se trata de un paso ilegal entre las dos ciudades y por lo tanto, es un asunto en gordo que va en contra de las principales Leyes de Incumplimiento. Alguien con poder, tal vez un político, lo mantiene como un caso policial ordinario. ¿Pero por qué?

Te encantará el por qué de todo.

Originalmente publicada en 2009, La Ciudad y la Ciudad es la obra maestra que ha convertido a China Miéville en una de las mayores voces de las letras anglosajonas actuales. Nova CF, el sello de Ediciones B especializado en Ciencia Ficción, publica esta joya del autor. Yo sigo vibrando aún. Sobre todo, por que me he enterado que esta genial idea será llevada a la pantalla en breve. ¡Wow!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *