Reseña: Colaboración Horizontal, de Navie y Carole Maurel

colaboracion_horizontalCuentan que Virginie Mosser alias “Navie”, está más acostumbrada a salas de redacción o cámaras que al noveno arte. Blogera, escritora, realizadora, columnista… La lista de actividades de esta prolifica creativa es tan diversa como larga. Con Colaboración Horizontal firma su segundo cómic (después de Becoming Daddy for Dummies) en el que evoca mujeres sesgadas, pobres víctimas expiatorias de los trabajos de limpieza posteriores a la “liberación”. Como en tantas otras historias de cómic europeo, la autora analiza el amor y el adulterio en tiempos de guerra. Pudo haber sido arriesgado de algún modo para su carrera profesional, sin embargo, trata todo esto con elegancia e inteligencia. En Colaboración Horizontal vais a encontrar una trama colaboracionhorizontal01que evita de todas-todas los clichés.

La historia enfoca a Rosa, entonces en sus veinte años, que se encuentra sola con Lucien, su hijo, mientras su esposo está en el frente. Afortunadamente, su edificio está lleno de otras mujeres (y algunos hombres) con quienes compartir la vida cotidiana bajo la ocupación. Aunque la mayoría de los personajes son esencialmente femeninos (fuerzas de movilización), los personajes masculinos no se olvidan por completo. Y es por uno de ellos (¡un soldado alemán!), que la vida de la heroína se tambaleará. Sí, pues Rosa se enamora a primera vista de un chico del bando malvado y tratará de vivir su pasión lejos de los ojos de los demás. De sus juicios y prejuicios.

Rosa habla con su nieta del amor y no puede evitar emocionarse. Todo lo contado, aquellos recuerdos, le dan sentimiento. Pero hay más. Una pequeña comunidad sufridora en un edificio sometido, cartillas de colaboracionhorizontal03racionamiento, soldados alemanes por las calles, inseguridad de poder ser deportado en cualquier momento, un sin vivir y… el amor prohibido. Vecinos que se ayudan, que se desahogan unos con otros. Solidaridad ante el horror. Difícil lugar: una novia embarazada, un marido bien considerado, una anciana cascarrabias que está perdiendo la cabeza, una bailarina con sueños de gloria, el conserje, un marido ciego, una chica algo hombruna; los vecinos son muchos. Además la guionista no escatima en elaborar personajes secundarios, incluso profundiza algo en ellos. Provocando un marco consistente al actualizar una multitud de formas de vivir durante aquellos duros años.

colaboracionhorizontal04Malicia y delicadeza, Navie sitúa al lector en el corazón de su intimidad, convirtiéndolo así en testigo de los destinos que chocan y enmascaran esa caída. Con gran moderación, logra componer un fresco en el que la resistencia y la colaboración, el amor y la amistad, el feminismo y el patriarcado, la ayuda mutua y la indiferencia; se entrelazan y coquetean con la historia. El resultado se mueve, molesta o revuelve tu comprensión hacia el ser humano. Pero por encima de todo, el amor y la lucha por la dignidad voltea un álbum hacia al final propinando unas buenas y terribles sensaciones sobre lo leído.

colaboracionhorizontal00Por lo visto, la autora se sirvió de una historia familiar real para inspirarse en esta obra. Una en la que no olvida contar también las múltiples facetas de la guerra relatando destinos solidarios (la anciana que esconde una niña judía en el sótano) o miserables (la vecina que delata a sus amigos)… Una novela gráfica que por encima de todo es un bonito romance y bien logrado a nivel de personajes. Tiene ese toque de cine francés que recrea la guerra al estilo Largo domingo de noviazgo o incluso el cúmulo de personajes carismáticos en el modo que lo hizo para el cine una obra de arte llamada Amelie.

Dibbuks sigue trayéndonos cómic europeo de calidad. Colaboración Horizontal es una gran historia, contada sin voyeurismo o falsa modestia. Servida por un dibujo gentil y gustoso a los ojos. Un título un poco extraño colaboracionhorizontal02para una historia de agallas que recuerda que enamorarse puede doler; no, de hecho, rara vez no duele. Imaginaros entonces en la distancia, en tiempos de guerra, con un amor en el bando opuesto. Virginie siente entonces que quizás sea una privilegiada respecto a lo que su abuela pasó. Bajo su aparente buena naturaleza y tras décadas de matrimonio, yace un secreto suyo doloroso.

Un buen estreno de 2017 en la BD. Una genial edición en tapa dura que además incluye a modo de la original, una carta (hoja suelta) escrita por el soldado para Rosa. Una carta que no le llegará nunca.

Muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *