Reseña: Miss Hokusai, de Hinako Sugiura

Miss Hokusai COVER.inddSólo se vive una vez, y uno quiere vivir mil vidas en esta misma como dijera aquel. Como buen polifriki le doy a todo y de vez en cuando un buen manga entre pecho y espalda es lo que me pide el cuerpo. Por que no me cansaré de decir que en muchos de estos cómics orientales está la originalidad. Las diferentes mentes pensantes de guionistas que de un modo u otro nos llenan con sus obras. Tocaba entonces meterme por cuerpo un poco realismo y tema clásico después de escuchar las grandes alabanzas de un amigo otaku (como pocos), el cual habla maravillas sobre el anime de Miss Hokusai. Pero yo decidí recurrir a las fuentes aprovechando que Ponent Mon había adquirido la licencia para la publicación en nuestro país de esta conocida obra.

Por que sí. Por que prefiero el papel y el origen dentro de la originalidad. Por que sólo así me aseguro vivir mil vidas, de verdad. Miss Hokusai misshokusai01imagina cómo fue la vida de la hija de Katsushika Hokusai (1760-1849), un pintor y grabador japonés, uno de los principales artistas de la escuela conocida como «Pinturas del mundo flotante». Autor de una obra inmensa y variada, que refleja cierta fijación personal para con el Monte Fuji. En especial, La Gran Ola de Kanagawa y Fuji en días claros, obras que le aseguraron la fama, tanto dentro de su país como en el extranjero.

Miss Hokusai (Sarusuberi, en el original) es una serie de manga histórica japonesa escrita e ilustrada por la mangaka Hinako Sugiura. Cuenta la historia de Katsushika Ōi, que trabajó a la sombra de su padre Hokusai. La historias o capítulos que contiene el tomo, consisten en episodios que no están necesariamente conectados entre sí, pero versan sobre O-Ei y su vida en Edo, mientras trabajaba en el estudio de su padre. La hermana menor protagonizando muchos de los episodios. Estamos en 1814, durante el período Edo, O-Ei es una de las cuatro hijas del pintor Tetsuzo, que más tarde se conocería como Hokusai. El tomo que nos concierne nos misshokusai03cuenta retales de la vida del gran maestro del ukiyo-e (sí, casi todos esos grabados tradicionales japoneses del período Edo que habréis visto alguna vez); pero también habla de su hija Oei y de la gente de su alrededor. Momentos en los que el maestro ya era bastante mayor, pero momentos álgidos y ciertas penurias por las que pasaron.

Una obra un poco especial, pues en esos pequeños episodios nos muestra al maestro creativo como un viejo excéntrico, curioso y original. Las historias son curiosas. Son pequeños relatos de tipo costumbrista pero con ciertos detalles fantásticos en la historia. Exempli gratia:  un muerto al que Hokusai estaba inmortalizando en su lecho de muerte se levanta y mira fijamente al pintor… Escenas que algo descuadran. Aunque no tanto si sabes asumir que alguien con tanto talento, en algún momento de su vida, probablemente alguna alucinación sufriera.

misshokusai04La autora Hinako Sugiura, tuvo una vida lamentablemente corta. Falleció en 2005 a los 46 años. En esta y muchas de sus otras obras muestra haber sido una apasionada del período Edo, en el que sin duda se especializó. Su carrera de mangaka fue corta también ya que decidió dejarlo para dedicarse a su pasión: el estudio de la cultura popular del período Edo (1600-1868). Y fue como investigadora y especialista, como Sugiura destacó mucho más: escribió libros y ensayos y colaboró en programas de televisión, en los que aparecía vestida con kimono. Una pena. Se conoció poco después que los médicos le habían aconsejado dejar el estresante mundo del mangaka para poder dedicarse mejor a luchar contra esa terrible enfermedad llamada cáncer. Esa misma que cada vez más nos azota a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *