Reseña: Mary Poppins, de P.L. Travers

marypoppinsAl igual que muchos niños, mi primera experiencia con Mary Poppins fue en la variedad de: Con un poco de azúcar, Spit spot a la cama y por supuesto, Supercalifragilísticoespialidoso… Tenía unos once cuando vi en casa religiosamente, el musical de Disney en forma de película en aquello que llamábamos video-comunitario (un canal al que recurrir a finales de los ochenta para ver películas para los aún no podíamos permitirnos un video en casa). Quedé impresionada, lo suficiente como para escribir mi propia carta a Mary Poppins y depositarla en el buzón por que no teníamos chimenea. No descubrí a la verdadera Mary Poppins hasta que llegó la adolescencia algunos años después. Lo que significó que tenía la edad perfecta para apreciar realmente a la criatura vanidosa, sarcástica y “medio salvaje” que decían que aparecía en su encarnación literaria.

marypoppins01¡Por qué había un libro! Mi marido lo dice mucho y he comprobado junto a él que es cierto. Tras las mejores historias: ¡siempre hay un libro! Traducido por Marià Manent, con una portada de Jordi Solano y aportando las ilustraciones originales de Mary Shepard (hija del ilustrador de Winnie the Pooh), que el libro clásico traía en su primera edición; Editorial Juventud publica este libro tan maravilloso. Para nosotros amantes del fantástico, así como ideal para nuestros niños y muy interesante si lo leemos junto a ellos.

Mary Poppins supone la irrupción de la figura mágica femenina en la literatura juvenil. Publicada en Londres en 1934, fue el primer éxito literario de Pamela Lyndon Travers (1899-1996), una escritora, actriz y periodista australiana, que siempre se recordará por ser creadora de la famosa niñera. Bajo el seudónimo de P.L. Travers, en 1933, comienza a escribir su serie de novelas infantiles acerca de la mística y mágica niñera Mary Poppins, y durante la Segunda Guerra Mundial, mientras trabajaba para el Ministerio de Información Británico, viaja a Nueva York, donde Roy Disney (hermano mayor y socio cofundador junto a Walt), contacta con ella para que le venda los derechos del personaje a Disney Studios.

Mary Poppins es la historia de las aventuras de una institutriz que aparece volando de un modo muy original, para cuidar a los hermanos Banks. Su relación con los niños, con la naturaleza, los animales y las estrellas marypoppins02nos llevan a preguntarnos quién es en realidad. ¿Una institutriz ordinaria? ¿Una bruja? ¿Un hada? ¿Un ángel de la guarda? La cuestión es, que en ciertos momentos, su seriedad y su raro modo de actuar hace que te preguntes si es de este mundo o no. Con todo, es una contradicción maravillosa que encandila con su apariencia severa (cabello negro brillante, delgada con pies grandes y ojos azules) y respuestas escuetas que no paran de desmentir la magia que corre por sus venas. Esa misma que a nosotros nos sorprende tanto y nos hace abrir mucho los ojos.

Mary es escurridiza, obstinada y es capaz de ayudar a los demás si se lo piden. Ya sea a alguien que está en el techo tomando té mientras se balancea o a esa señora que alimenta a los pájaros en la Catedral de St. Paul. Cada capítulo de Mary Poppins es una aventura autónoma, y aunque algunos os resultarán familiares si visteis la peli, el libro incluye historias que son un poco más adultas, otras menos bonitas y graciosas pero también otras realmente fantasiosas. La señora Corrie y lo que hace con sus dedos, un zoológico nocturno donde los humanos están enjaulados para el disfrute del animal, o un viaje de compras con una estrella caída (Maia, una de los componentes de Las Pléyades, también llamadas las Siete Hermanas).

marypoppins03Mary Poppins es un libro nostálgico, entrañable. Leerlo, fue volver a mi niñez. A lo felices e inconscientes que éramos. Cuentan muchas cosas sobre la inspiración de la autora para el personaje. Travers reveló que el nombre “Mary Poppins” se originó de historias de su infancia que ella creó para sus hermanas. Decía que aún poseía un libro que escribió con ese nombre escrito dentro. La tía abuela de Travers, solía decir Spit spot, a la cama lo que fue una posible inspiración para el personaje y la canción de la película. Pero de todas las leidas, la que más me gusta es la que dice que Mary Poppins se basa en una muñeca de madera con la que P.L. Travers solía jugar en su infancia. Una tan ligera, tan suave, que movía hacia arriba y hacia abajo sin tener que hacer un ápice de esfuerzo.

Cosas realmente mágicas que se nos quedan grabadas.

2 comments

  1. Hanna dice:

    Hola Juan,

    Ya he leído los libros de Mary Poppins y me gusta más la peli en ese caso. Ella es mucho más dulce y simpática en la peli y me parece más malhumorada en los libros. Son libros que no volvería a leer y solo indicaría la peli..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *