Reseña: Valois. El Espejismo Italiano, de Thierry Gloris, Jaime Calderón y Felideus

valoisEstaréis conmigo (los que seáis fans de los dibujazos de Jaime Calderón, claro), en que es ver por las redes una ilustración de su nuevo trabajo y entrarte un hype por las venas que te mueres… Hasta poder leerlo. Un maestro, un autor con un don de los fascinantes ideal para representar, para recrear, para dar vida a través del cómic, a personajes tremendamente personificados de un modo realista que bien pudieran ser autorretratos verídicos. Hay quien dice que su dibujo aborda el género cinematográfico, con un lujo de detalles brillantes de disfraces y decorados, alternando momentos de movimientos tranquilos y brutales. Quizás esa crítica se refiera a que puede hacer unos storyboards de la leche… Para mí, un dibujo así dedicarlo a un storyboard, sería infravalorarlo muy mucho. Sería como usar una MG-42 contra un hormiguero. Estaría súper sobrepasado. Y a las pruebas me remito: la expresividad y rostros valois01de los personajes que Jaime Calderón es capaz de crear para con las obras en las que trabaja, están tan sensibilizadas y se acercan tanto a una posible realidad, que asustan. Además, el coloreado, normalmente en colores cálidos, facilita la inmersión y a veces los resalta aportando sensación de que esa persona (si existió) era realmente así.

Valois es la nueva serie de cómic europeo que lleva adelante. Como otras de sus obras de enorme calidad (Leonor. La leyenda negra, El trono de arcilla, Los caminos de Malefosse, Isabel. La loba de Francia, Los Caminos del Señor…); nos la trae Yermo Ediciones. Habla de como la Casa de Valois sucedió a la dinastía de los Capetos. Una Casa que aprovechó la Guerra de los Cien Años para consolidar su poder e influencia sobre Francia. No obstante, como suele pasar después de un potente conflicto, una nueva partida de ajedrez comienza. Blasco, un español enternecido por un amor perdido, es forzado por su familia a tomar casamiento. Henri de Tersac, una jovencita valois03traviesa, usa su espada para sobrevivir. Carlos VIII, rey supersticioso e inmaduro, trata de deshacerse de la engorrosa tutela de su hermana, Anne de Beaujeu, que sueña con igualar (de algún modo) al glorioso Alejandro Magno. Tres destinos que se cruzan en una narración estelar, en un contexto de complots políticos complejos, que ponen en juego a los grandes personajes históricos de finales del Quattrocento.

valois05Toda una serie de personajes que conforman un puzzle en el que en este primer volumen, quedan bastantes piezas por encajar. Pero con objetivos comentados que dejan el hype por las nubes. Sobre todo, en temas históricos por visualizar para un lector de cómic que ame la Historia, y desee ver ciertas situaciones que se dieron en modo gráfico. Toda una serie de personajes listos para verse inmersos en un nuevo conflicto. Un contexto del que te van insinuando cosas lentamente desde las primeras páginas y que desprenden inquietud. Como puede ser la amenaza de Maximiliano de Austria para exigir la devolución de los territorios, la rivalidad entre el controvertido Papa Alejandro Borgia y un retador decepcionado, Giuliano della Rovere; la lucha interna en el seno de Italia, intrigas y traiciones dentro de la valois04familia real de Francia… Cantidad de ingredientes que llevan a pensar que media Europa podría volver a enfrascarse en una devastadora explosión de acontecimientos, y eso que acaba de salir de una larga lucha como fue la Guerra de los Cien Años.

Después de que en Isabel: La loba de Francia, Gloris y Calderón abordaran las campañas italianas de Carlos VIII, un pequeño episodio glorioso cuya posteridad ha conservado solo el ridículo de la propagación de la sífilis como tributo, empieza en Valois. A través de los ojos del dúo antagonista, Blasco y Henri, que nunca dejan de discutir, se describe la creación de un gigantesco juego de engaños, un lienzo de alabanzas dignas del valois06contemporáneo Maquiavelo, con múltiples actores representados, una crónica que no escapa a los clichés históricos de breves evocaciones eróticas o torturas. Además de respirarse una rápida sucesión de tramas y violencia.

Una narrativa y un entrelazamiento de cuestiones diplomáticas, económicas y familiares, acometidas de modo brillante. Una lectura que a cualquier lector novel quizás le pueda parecer compleja desde fuera. Hasta que afronta la primera página, donde la lectura se ve facilitada en una progresión encomiable, como si de un albañil experimentado, poniendo ladrillo sobre ladrillo, se tratara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *