Reseña: El Fabricante de Muñecas, de R. M. Romero

elfabricantedemuñecasCracovia (Polonia) 1939. Karolina, una muñeca, es traída a la vida. Ahora, en el mundo de los humanos, se encuentra en compañía del fabricante de muñecas que la creó. Cuando comienza la ocupación nazi de Polonia, los dos entablan una amistad inusual. Pronto se proyecta una sombra oscura sobre la ciudad, mientras se destaca a la población judía, que una vez fue fuerte pero ahora se le intenta intimidar. ¿Pueden el fabricante de muñecas y Karolina usar su magia para salvar a sus amigos judíos? R. M. Romero, la autora cuenta que esta historia que partió de sus “muñecas”, la siente como algo muy personal. Un fuerte experiencia. Un viaje en barca cruzando el Atlántico. Tan impactada con lo que vio en Auschwitz, Romero se encontró, casi inadvertidamente, como su mente ya estaba basando su historia en las historias que aprendió durante su visita a Polonia. Por eso, y solo por eso, no es de extrañar que encontremos una serie de capas de fuertes emociones en El Fabricante de Muñecas, el nuevo titulo que acaba de publicar Roca Editorial.

Hay innumerables libros sobre el holocausto y el destino de la población judía en Polonia. El más obvio y reciente, al considerar la literatura infantil, El Niño del Pijama de Rayas. Sin embargo, El Fabricante de Muñecas, logra marcar un tono diferente. Un tono que lo diferencia de otros libros sobre el tema. Teje los hechos históricos y los mezcla con el folclore polaco y con lo mejor de todo para atraer al lector incauto y ansioso de innovación. La magia.

Como era de esperar, hay momentos muy oscuros en este libro. No puedes escribir sobre la ocupación y el holocausto sin tocar algunos temas importantes como el prejuicio, el odio y la muerte. Sin embargo, Romero ha usado un par de técnicas que contrarrestan la seriedad del tema. En primer lugar, el libro se centra, en general, en la amistad y la esperanza. Esto, junto con el fuerte sentido de la magia, aligera el estado de ánimo del lector e incita a querer descubrir más. Y es que, sí que es cierto que hay mucho que no se cuenta. Los horrores de Auswchitz no se describen, por ejemplo. Y esto deja que el libro fluya y actúe a dos niveles distintos. Para aquellos lectores maduros con conocimiento de la ocupación, armará en su mente un subtexto y apreciará la historia completa. Un lector joven, o alguien que no esté familiarizado con los hechos históricos, recibirá la suficiente información como para comprender la trama a nivel básico.

El Fabricante de Muñecas ha sido todo un descubrimiento y recomendación de una amiga lectora, también experta en encontrar y estar al tanto de joyitas únicas que el día menos esperado se publican en nuestro país. A ella me debo en muchas recomendaciones y rara vez tengo que acusar su trabajo de predilección. Maravillas como el libro que hoy os reseño, que haya leído y devorado entre lecturas y lo mejor, sin perder el hilo en ningún momento; es lo que depara esta amistad. Un libro bellamente escrito de los que solemos recomendarnos muy mucho, lecturas que nos inspiran y nos ayudan a escribir. Y que en esta ocasión nos ha hecho dar a ambos todo el crédito hacia R. M. Romero, una autora licenciada en Historia (se le nota) y en Escritura Creativa por la Universidad Sothern Maine, la cual bajo el seudónimo “Marian Rosarum” ha publicado en revistas como Daily Science Fiction, Ideomancer, Abyss y Apex.

Lo que más me gusta de El Fabricante de Muñecas, es el equilibrio que consigue entre los dos hilos narrativos. El realista es la historia principal que ve Karolina en el mundo humano en Cracovia. El fantástico es la genial trama en el País de las Muñecas, antes de que la traigan a la vida. Este subargumento proporciona un eco a la narrativa principal y Karolina usa sus experiencias en su vida anterior para moldear sus acciones en el mundo real. La forma en la que se compenetran estas narraciones es maravillosa.

Pero aviso que no es una lectura fácil. Tampoco un thriller vertiginoso. En cambio, es un libro que captura el estado de ánimo de la época magníficamente. Y atrae. Y quieres saber más. Muestra el lado oscuro de la naturaleza humana y pide de un modo curioso que se reflexione sobre lo que está sucediendo. A titulo personal, no sé por qué me recordaba bastante a la ambientación que consigue Guillermo Del Toro en su películas. No me extrañaría nada que El Fabricante de Muñecas esté ya en camino de ser trasladada a la gran pantalla. La historia lo merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *