Reseña: El Espectro del Abad, de Louisa May Alcott

elespectrodelabadEn las fuentes está la originalidad de muchos de los relatos que hoy en día vemos convertidos en novelas, incluso en films para la pantalla grande. Cuando llevas años y años leyendo sin parar, cada vez profundizas más en el género que te gusta, hasta que llegas casi a sus cimientos. En ellos, entre esas raíces quebradas, puedo decir que me encuentro, dentro del género gótico de Terror. En las bases o casi lo más cercano a la época oscura de la que casi no se puede rescatar nada. Lo bueno de las tramas góticas, de esta literatura bella en todo sus aspectos es, que en apenas cinco o seis páginas ya te encuentras perdido en una trama envolvente, y el ansia por saber, crece como un liquen en el margen de un riachuelo perdido en un bosque que nadie conoce.

Descubrí hace no mucho una editorial que me llamó mucho la atención. Se lo estaban montando muy bien. Pulpture Ediciones es una pequeña editorial independiente dedicada a la literatura de ficción establecida en Madrid, que parecía publicar autores contemporáneos, pero también traducciones de clásicos, de esos que siempre digo que deben estar disponibles en librerías. Con un cuidado diseño, y unos formatos muy ligeros pero de calidad, tenían algunos títulos la mar de interesantes. Basados sobre todo en la narrativa breve (de la que alegan es su piedra angular), ofrecen unos precios bastantes asequibles al aficionado lector. Entre sus novedades descubrí toda una joyita que aún no había leído. El Espectro del Abad (o la Tentación de Maurice Treherne), de la genial Louisa May Alcott, autora de la archiconocida Mujercitas. Un relato victoriano, ideal y navideño de los que solo los grandes maestros al estilo M.R. James supieron hacer. Ni que decir tiene que tenía que hacerme con ella para reseñárosla aquí.

Y descubrí unas de las mejores historias para leer en Navidad (y junto a la hoguera) que se hayan escrito. Reunirse en Navidad es el pretexto que congrega a un grupo de personajes en la antigua abadía, ahora convertida en mansión, en la historia que presenta Alcott. Hay de todo: herencias, compromisos de por medio…, amores ideales no resueltos, pero todo pasa a un segundo plano en el momento que se decide contar historias de fantasmas junto al fuego. Los entusiastas de Louisa May Alcott estarán encantados de leer esta pequeña novela publicada en 1867, justo un año antes del gran debut de su trilogía de mujeres más conocida. El Espectro del Abad fue uno de los tres libros que May Alcott escribió bajo el seudónimo de A.M. Barnard. Ella usó este nombre para escribir cuentos que eran más para lectores adultos, aunque ya os adelanto que esta historia, a ciertos jóvenes, les atraerá bastante.

El Espectro del Abad es un romance, un misterio, una historia de fantasmas y una novelita que no podrás dejar de leer una vez empieces. Se subtituló en su día como una Una historia navideña y sin duda evoca recuerdos de temporadas navideñas de antaño, antes del advenimiento de internet y la televisión (todo lo que no produce ambientación alguna), épocas donde uno se sentaba alrededor de un acogedor fuego y contaba cuentos espeluznantes para pasar el tiempo. En la historia, Maurice Treherne está falsamente implicado en un caso de falsificación y fraude. También pierde el uso de sus piernas al intentar salvar la vida de su elegante primo, Jasper. El rico tío soltero de Jasper inicialmente había hecho de Maurice y Jasper herederos iguales en su testamento, pero por alguna razón repentinamente desecha a Maurice, dejando a Jasper como el único beneficiario. Ambos primos están enamorados de la hermosa Octavia Snowden, otra prima, que también se nombra en el testamento. Una mujer fatal hace su aparición en la forma de Edith Snowden, una mujer infelizmente casada y en busca de diversión. Maurice, que recientemente regresó de un curso de tratamiento en Londres a la mansión familiar, se encuentra en medio de un misterio. Un abad misterioso es visto con frecuencia vagando por los pasillos de esta maravillosa casa de campo con el fin de…

Todos los cabos sueltos se atan perfectamente al final de esta novelita tremendamente recomendable, que nadie debería perderse. Especialmente, el amante de la buena y mejor literatura gótica de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *