Reseña: Duelo, de Renaud Farace (Basado en un relato de Joseph Conrad)

Duelo_cover_es.inddEn Ponent Mon deben tener un buen ojeador trabajando en la BD. Cada obra que leo de dicha editorial, como mínimo, es de notable alto. Quizás, con el paso de los años mis gustos hayan cambiado, me he vuelto más sibarita o como me dijo el otro día uno: «Sencillamente, es que solo tienes buenas palabras para lo óptimo». Sí que es cierto que muchos me remiten a que el cómic europeo es para gente pudiente y quizás con ello imaginan que yo voy todo el día en zapatillas y bata de seda con una copa en la mano… Uufff, para nada. Solo haced caso a lo que respondo yo ante esos comentarios: «Sólo hay que ser selectivo». Una buena elección, informarse, tomar una buena decisión, ir a lo seguro para saber que en lo que inviertes, es bueno de verdad. Y sólo así te valdrá la pena. Pagas por calidad, por un momento bueno, merecedor de un buen lector que busca sensaciones en la tormenta.

Una terrible buena opción si te gusta el género histórico, junto a la calidad del buen cómic europeo, es sin duda esta nueva joyita traída a Duelo00nuestros lares por Ponent Mon. Duelo es una novela gráfica bajo la premisa básica de un cuento del maestro literario Joseph Conrad, el cual a su vez se inspiró en una noticia veraz de la época. Con una sinopsis muy potente pero también una simple línea directiva que permite a Renaud Farace desarrollar y enriquecer con algunas libertades el tema denominado en su día, el denominado “Choque de los Titanes” ya existe en formato cómic.

Una historia que por la repercusión que tuvo en su época, hoy en día no dudaríamos en tildarla de viral. Dos húsares, dos caballeros de distinto rango del ejercito de Napoleón, enfrentados por un oscuro asunto de honor, los cuales van desafiándose una y otra vez, y que pese a estar prohibido los duelos por el Pequeño Emperador, estos dos camaradas militares se empeñan en seguir desafiándose. Duelo a duelo, convertidos en enemigos para siempre, tanto que hasta sus destinos no dejan de cruzarse una y otra vez como si aquella que teje los hilos estuviera jugando con ellos a un juego macabro; encontramos en Duelo una historia divertida y sangrienta a la Duelo01vez.

Como os decía, una adaptación libre del relato El Duelo, creado por Joseph Conrad e inspirado en personajes reales. Comentando desde un primer momento como Napoleón I, después de una tremenda carrera militar que tuvo en vilo a toda Europa, desaprobaba los duelos entre los oficiales de su ejército. Se conoce que el emperador que se hizo con casi toda Europa no era buen espadachín así que sentía poco respeto por la tradición. Es por eso que Duelo, ambientada en la Europa de las guerras napoleónicas, nos lleva a recorrer un decorado tanto de altas alcurnias como a escenarios rurales donde prima siempre el conflicto prolongado que los oficiales Feraud y D’Hubert, tenientes del 4º y 7º regimiento de húsares (las unidades de caballería originarias de Hungría), mantuvieron a lo largo del tiempo.

Duel_TRIPA_ES_2018_edu.inddAsí como Feraud es apasionado e impulsivo, D’Hubert es firme, mesurado y racional. Dos contrapuestos que tienden a encontrarse por primera vez después de que a D’Hubert le encomienden la misión de arrestar a Feraud, por su constante desafío a la norma. Y peor aún, su afinidad a seguir batiéndose en duelo a cada momento como si su vida dependiera de ello. Un primer encuentro que cambiará para siempre la vida de ambos. Feraud, indignado por las intenciones de D’Hubert, alega falta de honor hacia el compañero y lo reta (como siempre) a batirse en duelo. Un primer encuentro que se desata al final como una confusión, un malentendido sin importancia, pero que eternizará y repetirá cada vez que los dos oficiales se encuentren a lo largo de las Duelo06campañas napoleónicas…

Las circunstancias son diferentes cada vez (arma, lugar, grado de intimidad), una variedad en la viñeta histórica que introduce una atmósfera especial para cada encuentro y evita la monotonía de la repetición. Además, ambos oponentes se vuelven más complejos a lo largo de los años y sus enfrentamientos como el Yin y el Yang, se oponen, se complementan y percibes que en realidad no pueden existir el uno sin el otro. Hasta una lucha final digna de recuerdo. De hecho, os aseguro que la escena final permanecerá en vuestras mentes durante bastante tiempo.

Lo más y mejor de leer historias así, es que amas el género histórico y te aficionas aún más a él. Provoca además que indagues y que acudas a informarte sobre la historia real, y como cuenta la historia veraz que se sucedieron los hechos. Como mínimo, querrás leer la obra de Conrad si no lo hiciste aún y teniendo este genial tomo entre las manos, te dices a ti mismo que queda muy bien colocadito en tu cómicteca…, y que no desespere, que volverás a retomarlo en menos que canta un gallo.

Duelo02En Duelo, no debemos olvidar el toque de humor de la dimensión romántica que aporta ligereza, porque detrás de cada hombre, está la mujer… o las mujeres. Hechos que bien remarca en el cómic el autor. Además de un genial dinamismo de ciertas escenas sociales y reacciones de personajes secundarios que alimentan la “gracia” del momento. Duelo se convierte así en una obra imprescindible, no solo como lectura dentro del universo conradiano, sino como una novela gráfica que al menos debería leerse una vez en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *