Reseña: Grandes Autores de Batman. Año Tres, de Marv Wolfman, George Pérez y VVAA

batmaño3Después del “no hay dos sin tres”, como no acudir a él si existe. Y si además está el Marv Wolfman por ahí haciendo mella en nuestro corazoncito comiquero, pues imaginad como uno no se atreve con este Batman: Año Tres; pese a que no me molara mucho el anterior. Aunque en realidad eso de llamarlos así, no era otra intención que aprovechar el tirón del enorme éxito que tuvo Frank Miller con su Año Uno. Para luego seguir con el Año Dos, que no seguía propiamente la historia y está claro que se hizo para vender. Y con ello, empecé a dudar de Miller. No obstante, me enteré que este Batman: Año Tres contaba algo diferente, que para nada estaba basado en el tercer año de Batman como superhéroe enmascarado, y que sí se centraba en lo posterior a unos argumentos que apenas contaban en mi memoria: la aparición por primera vez del primer Robin, aprovechando para batmaño3_02recordar cómo fue su llegada a la vida del orejas picudas.

Entonces, se unen varios astros, una conjunción de esas que hace que vuelvas a pensar en ello: alguien me habla de la historia, retomo la idea para empezar este 2018 y ECC Ediciones publica en su genial Grandes Autores de Batman, toda la obra en un tomo.

Decidme si no crea ansia que te digan la frase: «Tío, léelo, por que ya no se hacen historias como estas». Entiendo que los cómics tengan que evolucionar pero el que me conoce sabe que disfruto mucho con un buen cómic clásico de superhéroes, aunque eso de clásico ahora suene a Edad de Oro, y en realidad quiera decir cómics ochenteros o noventeros. Épocas para mí doradas para el pijameo. Un volumen que además de Año Tres integra la saga Un lugar solitario donde morir; realizada en 1989 por autores tan destacados como Marv Wolfman, George Pérez, Jim Aparo o Pat Broderick.

batmaño3_01Se podría resumir Batman: Año Tres como La vida después de Jason Todd… La muerte de un Robin que deja muy marcado a un Caballero Oscuro, cuyos métodos a partir de aquí se vuelven más tenaces si cabe. Comienza así Año Tres con acción de la buena. Alguien está matando a los jefes de la mafia de Gotham, y Batman sigue llegando demasiado tarde para evitar los asesinatos. Mientras tanto, el Don Zucco está en libertad condicional, y Alfred Pennyworth le ruega a la Junta de Libertad Condicional que no lo deje en libertad. Nightwing regresa a Gotham, después de haber escuchado que la cordura de Batman se está erosionando, y se pone en marcha en busca de su mentor. Un inicio de cómic bastante atractivo donde se presenta por primera vez a Tim Drake. Continuando así el arco, entre sentimientos encontrados, y un duro oponente como es el jefe Zucco, el asesino de los padres de Dick, y que ahora así, ha obtenido la condicional. Es esa noche cuando Batman ofrece su ayuda a los jefes batmaño3_04de la mafia supervivientes, mientras que Alfred tiene en mente la idea de matar de una vez por todas a Zucco. Pero como Alfred no es de esos, intenta sobornarlo para que abandone Gotham, hecho del que solo recibe burla.

Una primera trama genial donde encontrarás los orígenes de Dick Grayson, el primer Chico Maravilla, y las circunstancias en que murieron sus padres. Pero también su dificil relación con Batman una vez pasados los años y habiéndose convertido en el líder de los Nuevos Titanes. Con un Dos Caras haciendo mucho daño también, intrínseca historia con el caso criminal complicado que se tiene entre manos.

batmaño3_03A continuación le sigue Un Lugar Solitario Para Morir, que si me lo permitís me ha molado algo más. Una historia que también proviene de la certera decisión de DC de que una figura de Robin tenía que existir como tal. Tras la muerte de Jason Todd era fácil recuperar a Dick Grayson, líder de Los Titanes. El problema es que este funcionaba muy bien como líder en aquel grupo. Los fans de Nightwing habían crecido como la espuma.

Por otro lado, Marv Wolfman amaba el personaje. Así que llegó a un acuerdo para proporcionar un nuevo Robin. Así nació Tim Drake, el primer Robin que llega a conseguir serie propia. Encontramos entonces aquí más casos de muertes que llevan a Batman a empujarse a sí mismo hasta el limite, mientras un misterioso acosador parece perseguir a su vez a Nightgwing y a él.

¡Y es quién yo quería que fuera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *