Reseña: Jeronimus Integral, de Christophe Dabitch y Jean-Denis Pendanx

jeronimusDespués de brindar al comiquero su talento ilustrativo en los desiertos de Abdallahi, Jean-Denis Pendanx demuestra que también puede con el mar, el océano, el gran azul; y retoma el arte, y se muestra poderoso con los casi lienzos presentados en Jeronimus. Ofrece más gráficos de esa belleza no escrita que es capaz de crear para el cómic. Las espléndidas pinturas sumergen al lector en la atmósfera de aquel periodo y a menudo, hacen que cualquier texto sea superfluo. Las imágenes del hundimiento de Batavia en los arrecifes de las islas Albrohos frente a Australia son simplemente impresionantes. ¿Se nota mucho que me encanta este ilustrador?

Jeronimus habla en primer lugar sobre la Amsterdam de 1628. Una nueva vida comienza para Jeronimus Cornelisz, pues embarcado en un barco comercial con destino a la isla de Java, el boticario de Haarlem, espera dejar atrás todos sus problemas. Cada vientecillo fresco en las jeronimus00velas de la hermosa nave de tres mástiles, el Batavia en la que anda ahora a bordo, aporta con cada milla, más y más distancia de ese círculo de amistades que le sospechaban de herejía; mismo lugar donde tuvo que abandonar su negocio, una farmacia, después de unos clientes temerosos ya que su único hijo murió de sífilis. Para colmo de males, la aventura no se presenta placentera. El mal tiempo, la gangrena, el escorbuto y otras fechorías del destino, rápidamente socavan la moral de los marineros a bordo del Batavia. La revuelta aumenta y cada incidente crea un nuevo maremoto entre las almas sesgadas por el destino que transitan la madera flotante… ¡hasta la famosa noche del 4 de junio de 1629!

jeronimus02Esto cuenta en primer lugar esta maravillosa obra de arte del cómic que acaba de llegar a nuestro país. Una maravillosa aventura que la siempre recomendada editorial Ponent Mon sirve al mejor fan del noveno arte en formato integral para su completo disfrute. Un tomo de los grandes y buenos en calidad donde Christophe Dabitch y Jean-Denis Pendanx se unen para contarnos la triste biografía de Jeronimus, este holandés que, golpeado por la desgracia y al borde de la ruina, trata de reconstruir su vida a bordo del Batavia, el barco de la famosa VOC (Compañía Holandesa de las Indias Orientales).

Una trilogía recogida en un portentoso integral donde después de entrar de lleno en la atmósfera de una Amsterdam del Siglo XVII; el lector encuentra ciertos momentos históricos representados en todo lo que rodea jeronimus01a aquella expedición desesperada que fue viajar a bordo del Batavia. Una nave perteneciente a una de las empresas más poderosas y capitalistas que alguna vez hayan existido. La cual ubica intercambios verbales que alimentan las tramas, y una historia que se tambalea en ciertas ocasiones, pero no es más que un recurso narrativo para poner al lector en tensión y prepararlo (lentamente) a un punto sin retorno llamado motín. Y es que a la vez se crea un disimulado ballet para el inevitable fin que se está gestando a cuatro bandas entre: el capitán Ariaen, el comandante Pelsaert, Creesje y Jeronimus Cornelisz. Una brecha entre oficiales de diferentes clases sociales que solo sirve para aumentar las tensiones dentro de la magullada tripulación…

jeronimus03Jeronimus es una trama de las duras. Si ya has degustado libros que asumen esta posibilidad de pasarlo mal en alta mar mientras se masca un final desesperado, te va a encantar. Historias agobiantes que te hicieron sufrir como por ejemplo Las Aventuras de Arthur Gordon Pym, de Edgar Allan Poe (el símil es por la ambientación); sí que estás en ese lado del barco. Jeronimus te encantará de todas-todas. La enfermedad, el mal tiempo y la muerte socavando la moral en un viaje por el mar sin retorno… Una prueba especial donde vislumbrar la transformación psicológica del ser humano en situaciones extremas, pero también donde conocer el nuevo estado de ánimo de Jeronimus lo que prefigura el drama que se cierne sobre las páginas. Poco a poco, el padre de familia abatido se desvanece en detrimento de un psicópata visionario, astuto y calculador.

Jeronimus es ese diamante en bruto llegado desde la BD, con el que comenzar este 2018 comiquero con buen pie. Un año en el que tan buenos títulos parecen querer proveernos las editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *