Reseña: Consecuencias. El Fin del Imperio, de Chuck Wendig

star wars_elfindelimperioA un día de uno de los grandes estrenos fílmicos de la historia de Star Wars, os vuelvo a aportar otro cachito de este Universo Expandido que cuando no sale de la mano de Claudia Gray, lo hace de la mano de Chuck Wendig. Que todo haya vuelto a resurgir, que Star Wars esté de nuevo aquí, con nosotros, ahora, a doquiera que miremos, en mi opinión, no solo es culpa de la enorme compra-todo Disney. Tiene mucha culpa también esa tapada gestión (solo durante unos años) de toda una cantidad de autores centrados en los llamamientos de una editorial y sobre todo de una generación de fans de Star Wars, que pedían más. Star Wars Episodio VIII: Los Últimos Jedi obviamente va por otros derroteros. Pero recordad que en este mundillo, todo-todito-todo está relacionado. Y más tarde o más temprano se tirará de algún lado y se encontrarán algunas caras. Porque aunque toda esta historia se desarrolla en una galaxia muy, muy lejana, en realidad está muy, muy cerca de nosotros. No sólo por todo el material que acarrea cada nuevo film, también por la de cómics, novelas basadas en la franquicia que nunca vieron la luz o que aún no habían aterrizado aquí y que ahora lo hacen. Y que gracias a la renovada moda volvemos a tener a mano. Las culpables son las mismas. A las que hay que agradecer todo esto. Timun Mas, Planeta Cómic…, en definitiva, toda la labor editorial que está haciendo Planeta.

El Fin del Imperio es la novela final de la trilogía de Chuck Wendig que concluye la serie Consecuencias (Aftermath). En esta ocasión nos reunimos con el escuadrón de Norra Wexley mientras continúan la caza de la ex Gran Almirante Imperial Rae Sloane después de su aparente traición al final de Consecuencias: Deuda de Vida. Sin embargo, parecen no saber que Sloane estaba siendo manipulada por el sombrío Gallius Rax, ex asesor del difunto Emperador Palpatine. Y este temible enemigo está decidido a “recoger” a su antigua aliada en el planeta desierto de Jakku…

Pero un momento, retrocedamos un poco para el que aún no sepa nada. En Consecuencias, la primera novela, los dejamos en escena y junto a otros personajes como Sinjir Rath Velus, Jas Emari, Jom Barell y Mister Bones, siendo enviados a conseguir algunos objetivos imperiales a sugerencia del Almirante Ackbar. Armados con holocrones de datos que Temmin robó a su antiguo señor. Como le gusta hacer a Wendig, ya en el principio de la historia, entramos de lleno a la acción, tratando de secuestrar a un Imperial de un bastión del sindicato del crimen. Pero Norra Wexley se emperra en perseguir con desdén a la Gran Almirante Rae Sloane y resto de líderes del Imperio a través de la galaxia. Los cazados oficiales son llevados ante la justicia, pero Sloane consigue escapar, y los rebeldes la temen, ya que si hay alguien capaz de restaurar el antiguo régimen, esa es ella. Es entonces cuando la intensa búsqueda se interrumpe cuando Norra recibe una petición urgente de la Princesa Leia… Deuda de Vida era una novela mucho más eficiente que su predecesora Consecuencias. El enfoque y el propósito son más claros y gozaba de una tremenda acción.

Ahora con El Fin del Imperio llegamos al final de un trilogía que crece en importancia con el avance de las páginas. Como es el caso de muchos libros de Star Wars, la historia en El Fin del Imperio se puede dividir ordenadamente en dos. La primera mitad se centra parcialmente en los viajes de Norra y Sloane hacia Jakku, que avanzan lentamente a medida que se construye la inevitable confrontación. Y la segunda es el objeto, recapitulación y las consecuencias que ha generado la última batalla vivida.

Me entero que, Rae Sloane, uno de los personajes más fascinantes que he conocido en este Universo Expandido, en especial, en estas novelas recientemente publicadas, tiene su mayor auge aquí. La podemos encontrar en una situación muy diferente a donde leíste anteriormente; llena de ira por la dirección a la que Rax ha llevado a su amado Imperio. Otra cosa que mola bastante y que aporta esta trilogía, es la oportunidad de aprender más sobre el duro entorno del planeta Jakku. Que en mi opinión es una personaje en sí mismo. Con todos sus integrantes y algunos de los grupos que allí viven como la repugnante Niima the Hutt y sus seguidores de culto, al más puro estilo Indiana Jones y el Templo Maldito.

Algunos fanáticos pueden sentirse decepcionados al ver que Leia y Han Solo no juegan un papel importante aquí como lo hicieron en Deuda de Vida. Sin embargo, sí que tienen “su momento”. Y no dudéis que el mayor atractivo de la novela es la muy publicitada Batalla de Jakku, que deja al planeta en el estado en que lo encontramos en El Despertar de la Fuerza.

No me digáis que los patrones unidos así no molan. Es muy chulo descubrir la de semillas que Chuck Wendig planta con sus novelas y como encaja los puzzles al final. Una trilogía bastante rica en todos los aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *