Reseña: Nuestra Madre la Guerra (Integral), de Maël y Kris

nuestramadrelaguerraMucho se ha escrito sobre la guerra. Sobre cada una de ellas. Sobre algunas más que otras pero aún así hay literatura escrita a rabiar. No tanto así ilustrativa, al menos, no por estos lares. Y todo el mundo sabe sobre ella, todo el mundo ha oído, leído e incluso vivido sobre ella de alguna forma. Esos que la tocaron no la quieren e intentan hacer reflexionar a los demás, a los más jóvenes, sobre lo que supone. Pero el paso del tiempo hace olvidar a los hombres el dolor tan fuerte que les produjo aquella piedra con la que tropezaron…

Nuestra Madre la Guerra es una historia de guerra. De hecho, es más que eso, es una historia que toma a la guerra como tema principal. Una guerra que iba a ser “la definitiva” y que al final se convirtió únicamente y por número de bajas en “la madre de todas las guerras”. Este cómic europeo del bueno nuestramadrelaguerra22nos lleva a principios de año de 1915, a las llanuras estériles de la Champaña francesa. Y de lleno entramos en acción:

“¿Y estos cuerpos? Uno de ellos se esparció sobre mi cara, mi teniente…”. Uno de los más potentes ejércitos ha sido borrado del mapa. Los nombres de los soldados desaparecidos resuenan en las llanuras aún marcadas por las incesantes batallas. Para los sobrevivientes del escuadrón del cabo Peyrac, el principal objetivo es sobre todo no hundirse en la locura frente a la muerte, omnipresente. Julien Dussart, herido y atrapado en medio del campo de batalla, es casi la única tropa que se puede movilizar donde la menor fuente de vida es sinónimo de esperanza. Por otro lado, el teniente Vialatte, es enviado a la línea de combate con una misión específica: encontrar al asesino de un número alto de víctimas femeninas. Cuyo número sigue aumentando. Entre las ráfagas enemigas, la investigación avanza…

nuestramadrelaguerra01En su lecho de dolor, el teniente Vialatte continúa su historia. Tres mujeres asesinadas fríamente. Y en cada una de ellas, algún detalle a destacar. Los ojos del teniente prestan especial atención al sacerdote que le observa de soslayo. No, los asesinatos de las mujeres no terminan. Más horror en el terror. Después de que Josephine, la mesera, Mariette, la enfermera e Irene la periodista aparecieran; descubren a una cuarta víctima. Mathilde Doorne, una prostituta que asistía regularmente al Capitán Janvier. Cuatro asesinatos, un policía intentando establecer una conexión entre ellos y un comportamiento extraño más junto al del sacerdote. El del propio capitán.

nuestramadrelaguerra04Uno de los detalles que más me ha impactado de este integral Nuestra Madre la Guerra es la atmósfera tan tremendamente realista que te sitúa en plena Primera Guerra Mundial. Los dibujos y el escenario son oscuros pero tienen ese diseño lastimero de punta fina de los grandes grabados como La Libertad guiando al pueblo; el cuadro de Eugéne Delacroix de 1830. Aunque representa lo que supone esa época de esperanza sobre el horror, unas décadas antes de lo narrado aquí, creo que es pura inspiración para la investigación desarrollada en esta historia de cuatro tomos recopilados en un magnifico integral por Ponent Mon.

Nuestra Madre la Guerra es en mi opinión una obligada lectura para todo aquel amante de la Gran Guerra. También historia muy recomendada para seguidores de la obra de Tardi. Además, la precisa investigación que lleva nuestramadrelaguerra02el teniente Vialatte, nos sirve para visualizar como trasfondo los horrores de la batalla con una trama sangrienta ya desde las primeras páginas. El talento de Mael explota de hecho en estas páginas, ya sea en escenas de combate, o en las más íntimas con el Capitán Janvier, o con las escaramuzas senegalesas bajo la nieve. Sazonado todo por la historia ideada por Kris que “domestica” en un principio al lector, para luego hacerlo caer a la dura realidad. Los cuerpos plagados de balas que caen una tras otra, la carne rajándose en tiras y escapándose también a través de la orina…, las cabezas que estallan, golpeadas duramente por el impacto de los morteros… El ballet del horror y una investigación como único contacto con la entereza.

nuestramadrelaguerra03Exquisitamente ilustrado, con un realismo transpirable en cada página, Nuestra Madre la Guerra se convertirá si le dais una oportunidad en una de las grandes publicaciones bélicas en este país. Kris crea un guión impecable, una historia bien documentada y decididamente una de las que ya goza de parcela eterna en mi cómicteca. La retomaré en breve. La guerra del 14 como la llamamos algunos, está en el punto de mira. Roland Vialatte, teniente de gendarmería, católico practicante, humanista y progresista, uno de mis personajes favoritos ya del noveno arte.

4 comments

  1. Antonio Moreno. dice:

    Gran reseña juanjo!

  2. jose dice:

    De esa misma editorial es aun mejor Jeronimus. Estoy a la espera de una reseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *