Reseña: Klaus Integral, de Grant Morrison y Dan Mora

KlausCon la Navidad a la vuelta de la esquina, son títulos así los que hay que agradecer que se publiquen… Y se reseñen. Molan taco, los aires nuevos a personajes clásicos en plan cañero, ¿no? Sí. Pero bien hechos. Como es el caso: con autor de renombre en guiones, famoso por sus paranoides escritos de vez en cuando. Con eso, nadie sabe por donde saldrá el maestro, lo que creará, las posibilidades son mil. My friends, es cierto, hablo de Grant Morrison y sus “morrisoniadas”. Un autor, un maestro del cómic, haciendo algo diferente junto al dibujante Dan Mora. Parece ser el momento perfecto (¡de una vez por todas!) para descubrir quién es Papá Noel en realidad. Y quién mejor que Grant Morrisson para tejer este cuento mágico de mitología y sangre norteña.

Lo que destaca de Klaus es el potencial del personaje principal. Él no es el Santa… que todos conocemos. Pero podemos ver destellos. En un mundo, en un reino, donde a los niños no se les permite jugar, y cualquier señal de Klaus-003diversión se responde con violencia; donde existe un letrero que dice “Está prohibido desear”… ¿A quién va a mosquear todo esto? Exacto, a ese tipo vagabundo que vive y caza en los bosques fuera de todo civismo. Un hombre ayermado y solariego, pero justo. Y mejor aún, de los que están dispuestos a defender lo que lo es…, y tal vez sacar un poco de sangre por el camino. Esos cuentos de hadas oscuros que todos sabemos que se ablandaron con el paso de los años. Ahí está la esencia de este guión de Morrison. Panini Cómics nos trae este tomo tan esperado. Un miniserie de siete números recopilada en un estupendo integral en tapa dura con cartoné. A un precio maravilloso para una joya apta para todos los paladares.

Había una vez un lugar, un hombre, todos conocemos al hombre. Todos tenemos nuestras propias tradiciones y versiones de esa creación mágica que baja por la chimenea una vez al año cada diciembre. Él ha sido tema de películas, canciones e historias navideñas. Se ha convertido en el ícono de la Klaus-006Navidad. Pero es Grant Morrison quien lo ha convertido en héroe de los que molan. El que ha decidido profundizar en la historia detrás del icono y evocar una historia que raya en el mito y la leyenda.

Mientras en una de sus pasadas, Klaus se enfurece con los soldados de Grimsvig por su crueldad con un niño que juega en la calle, el villano de la obra Lord Magnus, observa desde lo alto del muro. Él representa toda la maldad a la que hora es sometida la ciudadela. Claramente, hay algo más en todo esto, sólo tienes que esperar al paso de las páginas para ver lo que se cuece bajo ese manto negro con el que se ensombra Lord Magnus. Y peor aún, un enemigo mayor que está detrás.

Mientras Morisson escribe una historia rebosante de magia y asombro, Dan Mora crea un mundo frío, lleno de misticismo nórdico casi real fusionado con lo fantástico. Sus dibujos son hermosos, con especial atención a los Klaus-004decorados: un país invernal lleno de peligros y un pueblo bajo las garras de algo peor que un invierno más duro que se aproxima. Sus dibujos y splash-pages están llenos de ángulos y caracteres en movimiento gustosos de ver. Incluso en las escenas más cálidas, el frío no parece estar muy lejos. Diseños molones y acción rápida. Una de las imágenes más llamativas es una página doble donde Klaus y su loba Lilli derrotan a un ciervo. Es poderoso, impresionante, y resume mucho sobre el personaje. ¿Pero cómo pasa de Klaus a Claus? Este tema comienza a trascender con el paso de los números. Un hilo argumental centrado en Klaus despertando de un sueño psicodélico (es Morrison, después de todo) para con un Klaus-005mundo que está a punto de cambiar. El tiempo de Yule está aquí. La paz armada. ¿Pero qué va después?

Klaus es el comienzo de la leyenda. Morrison teje una historia de un Santa… ermitaño, un trampero que sobrevive de vender pieles y carne para sobrevivir. Sale de los bosques helados… o morirá. Aunque también le gusta beber una cerveza o dos en la ciudad de Grimsvig. La verdadera historia comienza con una desaparición en masa. No cuento más. Obra de arte.

2 comments

  1. victor vega dice:

    Estoy pensando en comprarmela…….tiene una pinta brutal
    Un saludo

Responder a victor vega Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *