Reseña: El Carruaje Fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards

el-carruaje-fantasma-y-otras-historias-sobrenaturalesMi género favorito pide leerse con la llegada del frío. La inspiración está en las nieblas, el aumento de horas de oscuridad y las calles vacías. El Terror leído se engrandece con cada novela, con cada relato, casi cualquier hora de este frío que nos acomete es buena para leer… si hace frío. Y es gracias a ciertas editoriales que están despuntando (o algunas ya consagradas que deben saber sobre el frío) que es ahora cuando sacan no solo títulos referentes al género, sino también obras inéditas. Obras inéditas y buenas a estas alturas en un país que todavía no ha decidido que en el miedo, el terror, horror y otros derivados; en el susto también está el gusto. El ser humano se activa cuando uno siente miedo, nuestros sentidos se agudizan y nuestros ojos se abren aún más. Independientemente de la edad que tengamos. Eso no puede ser malo.

La Biblioteca de Carfax es un ejemplo de editorial que se va consolidando a cada paso. En mi corazón ya lo hizo casi en sus inicios. Tiene lo que hay que tener. Las ratas, Sweeny Todd, Experimental Film, Relatos Sombríos, de Edith Nesbit… Títulos más que interesantes, inéditos y Premios Bram Stoker. De lo que andamos bastante necesitados por estos lares. Y ahora, una vez más, otro título interesante. El Carruaje Fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards. Una antología con los relatos más inquietantes que he leído en mucho tiempo.

Amelia Ann Blanford Edwards (1831-1892), también conocida como Amelia B. Edwards, fue una novelista inglesa, periodista, viajera y egiptóloga. Sus trabajos literarios más exitosos fueron historias sobrenaturales como la incluida aquí, su popular historia El Carruaje Fantasma (1864). Pero también gustaron mucho sus novelas Barbara’s History (1864) y Lord Brackenbury (1880). Y el cuaderno de viaje Mil Millas al Nilo (1877), que describe su viaje de 1873 a 1874 por el río Nilo. Un trabajo que tuvo bastante repercusión entre la crítica del momento. Edwards, fue educada en casa por su madre y mostró ser una gran promesa como escritora a edad temprana. Publicó su primer poema a los siete años, su primera historia a los doce, y procedió a publicar una variedad de poesía, historias y artículos en un gran número de revistas. En su prosa se nota su experiencia. Es una verdadera delicia leerla, la verdad.

Las historias de fantasmas que propone Edwards se han recopilado en ediciones sueltas de editoriales extintas pero al menos que yo recuerde, nunca en un sólo volumen. Ni en una edición tan llevadera. Las ediciones de Carfax, con esas portadas tan sugerentes, tienen ese diseño especial que buscan nuestras bibliotecas y nuestro amor por el mejor género de todos. Son siete los cuentos que recoge, todos y cada uno de ellos diferentes entre sí pero con temas más que sugerentes. En El Carruaje Fantasma, un tipo perdido en los bosques, acude desesperado tras el paso de un viejo hombre que lo lleva a una mansión de un curioso hombre de ciencias. Una noche en los confines de la Selva Negra cuenta la historia de dos amigos que se enfrentan al ataque de unos asesinos, mientras son acosados durante su estancia en una cabaña rural. En el confesionario es una de mis preferidas. Un peregrino que tras su largo camino se enfrenta a la aparición de un sacerdote asesinado.

Me gustó también mucho Una misión peligrosa, por la veracidad que hay tras el argumento. Un relato bélico donde se cuentan las apariciones de compañías enteras de soldados fantasmas transitando por lugares inesperados. El expreso de las cuatro y cuarto es una de esas historias detectivescas que sólo los ingleses saben hacer bien. Una trama de investigación con algo de horror, que cuenta la historia de un importante ejecutivo ferroviario huido con el dinero de todos.

La historia de Salomé cuenta una bella historia de amor, de esas que están por encima de la vida y la muerte… Pero otro relato digno del recuerdo para mí, por lo que me afecta de forma particular, es El paso Nuevo, donde nos encontramos a dos amigos de excursión por las montañas suizas, los cuales dan con una extraña aparición que les advierte de algo muy malo que se les viene encima.

Una genial y recomendable antología. Me ha encantado como amante de las tramas de muertos a destiempo que soy. Lo mejor del Terror literario siempre llega con el frío.

3 comments

  1. victor vega dice:

    Me apunto a esta autora que no conocía.
    Un saludo

  2. masivo dice:

    hol. no se publicó el carruaje… en una antología de valdemar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *