Reseña: Grandes Autores de Batman. Noctámbulos, de Norm Breyfogle, John Wagner, Alan Grant y VVAA

GAB_ NoctambulosUn nuevo chute de un gran Batman para mis venas es leer de vez en cuando uno de estos tomos. Leer Noctámbulos que se ubica en la biblioteca de Grandes Autores…, con el autor Norm Breyfogle como ilustrador principal, no es sino volver a la mejor época. Un tomo que te adentra de lleno en aquellos Detective Comics o Anuales de Batman que tanto juego dieron. Y el ejemplo más claro es el número con el que abre el tomo, joyita de cómic de finales de los 80s, como es La Clínica Carmesí del Doctor Crimen. Una trama, una serie de viñetas, que bien podría estar contenida en los cómics de la EC; antecesores de los famosos cómics de historias de Terror como Creepy o Eerie.

Una primera historia donde se cuenta con una breve aparición de Dos Caras, pero donde aparecen Batman y Robin comenzando la noche frustrando un robo en… ¡un banco de sangre! Hecho que, después de algunos comentarios ingeniosos de Robin sobre quién desmantela a más villanos, Batman de reojo da con el culpable extraviado GAB_ Noctambulos02escondiéndose detrás de algunas cajas. Tras un examen más detallado, descubren que el ladrón realizó el trabajo para un médico que realiza chanchullos en el mercado negro. Así comienzan toda una serie de acontecimientos, una maraña de intrigas que nos llevan a los peores crímenes cometidos por la demente e incesante mente del peor de los seres humanos. El que no tiene escrúpulos.

La recuperación de la etapa de Norm Breyfogle frente al Caballero Oscuro es sencillamente genial. Estamos hablando de un buenísima época donde se encuentran las primeras apariciones de villanos tan míticos como el Ratonero, Cornelius Stirk, el Ventrílocuo o Scarface. Si en los gloriosos 80s, más bien en la segunda parte de la década, si hubo un dibujante capaz de definir al orejas picudas, ese fue Norm Breyfogle. El cual participó con muchos de los grandes como John Wagner o Alan Grant, en grandes cómics recordados por los fans.

GAB_ Noctambulos01Con historias suculentas como Único Superviviente, de Jo Duffy, donde al recibir una citación urgente de un miembro de su antigua unidad de Inteligencia Naval, el Comisario Gordon, parte de Gotham City hacia Luisiana. Y donde poco después de descubrir su extraña ausencia, Batman decide viajar a Luisiana también, no solo para encontrar a Gordon, sino para rastrear a Mark Shaw, el antiguo agente de Manhunter a quien antes no había logrado ubicar. Cuando llega a esa tierra oscura de magia negra como es Nueva Orleans, se entera de que dos agentes han muerto tratando de salvar a otro, que poseía información vital que no estaba dispuesto a divulgar a nadie más que a Gordon, su ex compañero. Luego el detective privado Jim Corrigan y su secretario Kim Liang, que también han venido a Luisiana en busca de los Manhunters (unos extraños robots diseñados para reemplazar humanos),, ambos deciden acompañar a GAB_ Noctambulos03Batman al pantano, donde cuentan que los Manhunters están reteniendo prisioneros humanos en una base secreta.

Un aventura que como podréis ver se extiende de tal manera que cuenta con un argumento bien ideado y maduro. Y con un final que os dejará con las patas colgando… Eso si habéis conseguido cerrar la boca con cada dibujo que Breyffogle va a aportando casi por página. A cual más maravilloso.

Historias prodigiosas que arrastran de nuevo hacia tu orilla ese sentimiento que te hicieron amar los cómics por primera vez. La ratonera o el arco argumental Noctámbulos que da nombre al tomo, son sencillamente espectaculares. Donde todo lo que rodea al Caballero Oscuro es casi más importante que el personaje principal en sí. Cómics que son muy de admirar el marco en el que se sostienen. La ambientación por encima de todo.

GAB_ Noctambulos00Y rozando el Terror del bueno historias como Un hombre muricielago americano en Londres, ¡Aborigen!, Éxtasis o el arco El Miedo. De los que no pienso revelar más que sus titulos, para que los disfrutéis a tope como he hecho yo en mis últimas noches de insomnio.

Cuentan que con tan solo diez años, Breyfogle ya pensaba en disfrazarse de murciélago para hacer justicia por las calles de su barrio. No mucho después aterrizó en DC, pues la editorial convocó un concurso para aficionados, y Breyfogle ganó con una enorme splash-page de Robin. Con el paso de los años no cesó en la idea de conseguir su sueño: ocuparse de Batman como profesional. Hecho que se hizo realidad en el Detective Comics #579 de octubre de 1987. El mismo que abre el tomo. Una gozada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *