Reseña: Fax from Sarajevo, de Joe Kubert

Fax_SarajevoEl que entiende algo/bastante de cómics sabe que uno de los grandes pilares norteamericanos en este campo es sin duda Joe Kubert. Joseph “Joe” Kubert (1926-2012) fue un artista, profesor, y dibujante de cómics estadounidense, al cual se le conoce por su gran aportación en DC Comics. Trabajó para la EC con Harvey Kutzman en la serie Two Fisted Tales. A partir de 1967 fue director y supervisor de la línea bélica de la editorial DC, pero destacó su postura antibélica en plena guerra de Vietnam. Cada episodio de guerra, en general crudo y poco épico, terminaba con la frase «no hagáis la guerra nunca más». Y no mucho después creó grandes series como Tor, Son of Sinbad, y Viking Prince; y con el escritor Robin Moore, Tales of the Green Berets (joyita que espero no morir sin verla publicada aquí). Y siguió. Muchas más obras. Se encumbró creando Hawkman, Sargento Rock, Enemy Ace y dibujó la mejor versión de Fax_Sarajevo02Tarzán de toda la historia. Como autor prolífico y de renombre, tuvo también sus obras de culto o mejor dicho de esas historias reivindicativas con las que quería y deseaba denunciar, representar al mundo sus gritos interiores contra políticas y decisiones odiosas de este nuestro querido mundo; odioso la mayoría de las veces cuando hay belicismo de por medio. Obras como Fax from Sarajevo.

Cuentan que en marzo de 1992, Ervin Rustemagic, un respetado agente de cómics europeo, envió por fax un mensaje desde su oficina holandesa a la casa de su amigo y cliente, el distinguido artista de cómics Joe Kubert. Fax_Sarajevo01En el documento detallaba sus planes para regresar a su hogar en el suburbio de Dobrinja, en Sarajevo. Una vez que regresó, el implacable bombardeo serbio atrapó a Rustemagic y su familia, destruyendo su hogar y posesiones. La familia se refugió en un edificio en ruinas y durante los dos años y medio siguientes, Rustemagic se comunicó con Kubert y sus seguidores en Europa a través de máquinas de fax que funcionaban de manera esporádica. Contaba la destrucción de la ciudad, la brutalidad serbia, la inadecuadas ayudas de las fuerzas internacionales de paz y las privaciones físicas y espirituales de la vida en esa zona de guerra que los rodeaba.

Fax_Sarajevo03Kubert no lo dudó un momento. Siempre implicado con estos temas, utilizó los mensajes enviados por fax de Rustemagic para recrear las experiencias de esa familia en apuros en la tierra del horror. Una tierra insegura dentro de Europa. Uno de los países del este pero dentro de Europa. Y creó así un cómic continente de deslumbrantes escándalos nocturnos en el aeropuerto de Sarajevo, por ejemplo. Uno de los últimos lugares que han sido sitiados en el viejo continente hasta ahora. El horror bajo el guantelete mortal de francotiradores serbios en la ruta entre Dobrinja y Sarajevo, entre otras muchas situaciones.

Fax_Sarajevo00Una novela gráfica a todo color y en tapa dura que pone en venta ECC Ediciones, en un formato de gran calidad. La que dicen que es la obra mejor obra y más personal de toda la distinguida carrera del gran Joe Kubert. Donde a partir de cientos de faxes, en los que se describía con todo detalle las atrocidades cometidas en nombre de la “limpieza étnica”, Kubert construyó con gran habilidad una historia desgarradora de auténtica tragedia de la que aún a día de hoy casi nadie se ha recuperado. Y es que el estilo narrativo de Kubert puede resultar a veces desgarbado, hecho que encumbra aún más la obra por el hieratismo doloroso de muchas de las conversaciones. Sin embargo, el estilo gráfico característico de Kubert le viene al pelo y casi te traslada a aquellos momentos de incertidumbre y pavor que sin duda pasó Rustemagic junto a los suyos.

Fax_Sarajevo04En Fax from Sarajevo, se percibe que Kubert trabajó enérgicamente esas líneas compuestas de poderoso dramatismo, característico de situaciones inmersas en el pleno corazón de guerra. Convierte ese agobio, ese desasosiego, lo desatado de esos momentos, en uno de iconos del cómic que mejor reflejan dichas situaciones que nadie debiera vivir jamás. Fue en 1945 cuando muchos de nuestros antepasados dijeron al mundo: “Nunca más”. En 1992, la promesa se rompió en sangrientos fragmentos. Y Kubert lo muestra así de bien en esta obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *