Reseña: Relatos Sombríos, de Edith Nesbit

nesbitCuando ya estás tan metido en la literatura de Terror, sabes que tu mayor estimulante son las antologías de relatos. Y una de las mejores marcas a degustar son los autores clásicos; llamémosle “clásicos” a autores de finales del Siglo XIX, principios del XX. Ahí vas a encontrar crema sobre crema, pastel sobre…, sobre pastel de chocolate. Si amas este género, en esa época tendrás grandes autores y diferentes variantes del Terror para elegir. Incluso con mujeres que ya empezaban a dar sus buenos golpes encima de la mesa en un mundo que hasta ahora era bastante inepto en este sentido. Y uno de esos buenos pastelitos a devorar son las historias de Terror que escribió una escritora y poetisa llamada Edith Nesbit. Natural del Londres en los siglos antes mencionados, viajó por los tres grandes países conquistadores por antonomasia de la historia de Europa: Inglaterra, España y Francia. Una mujer descarada (para la época) y lanzada como pocas. Dicen que fue una de las primeras mujeres en fumar en público. Pero lo que nos interesa es que escribió terror, romance, poesía, obras de teatro y reseñas. También libros infantiles con bastante humor y un estilo innovador al llevar dichas tramas a mundos mágicos de planos alternativos. Obras que sin duda fueron inspiración pura para otros grandes como C.S. Lewis (Las Crónicas de Narnia) y J.K. Rowling (Harry Potter).

La reciente editorial La Biblioteca de Carfax lo está haciendo demasiado bien. Una vez más publica un título interesante. Relatos Sombríos, de Edith Nesbit, un ligera antología con los relatos más siniestros que la escritora londinense escribió. Recoge nueve cuentos escritos entre 1887 y 1910 y empieza con La estatua de mármol, donde una pareja de recién casados se muda a una casita en el campo con una iglesia cercana…, de la que hay que huir sobre todo La Noche de Todos los Santos. Un relato ideal para finales de este mes, ¿no os parece? Le sigue Desde el reino de los muertos, una historia que me ha encantado como amante de las tramas de resucitados a destiempo que soy. En La tercera sustancia, Roger Wroxham, después de escapar de unos tipos que quieren borrarlo del mapa, da a parar con una extraña casa donde un médico libera sus ideas más sangrientas. La boda de John Charrington cuenta una bella historia de amor, de esas que están por encima de la vida y la muerte… Otro relato digno del recuerdo para mí por lo que propone es La sombra. Donde nos trasladamos a una fiesta que concluye con tres chicas y una curiosa ama de llaves que les cuenta una historia de fantasmas que jamás olvidaran. Jamás la olvidaré yo. Y seguramente, jamás la olvidaras tú.

Genial. Como podéis ver, los relatos en temática son muy diferentes entre sí. Van tocando casi todos los palos del género de horror y se inclina más por el trasfondo del amor, amor perdido e intento de revocar este mal, donde la ciencia tiene mucho que decir. O no. Algo que recuerda mucho al Frankenstein o el Moderno Prometeo, de Mary Shelley, obra que no me cabe ninguna duda que era la mejor inspiración para Nesbit. Por eso, después del terror fantasmal vas a dar con Los cinco sentidos donde una médico especializado en la vivisección experimenta con las capacidades sensoriales después de ver morir al amor de su vida.

El marco de ébano, En la oscuridad y El coche violeta son los tres últimos relatos con los que he gozado de lo lindo en esta antología. Un retrato capaz de volver loco a un hombre, dos amigos a la espera del regreso de su peor enemigo ahora muerto; y la genial historia (otra de mis favoritas por la tensión que crea) donde una enfermera acude a una casa en el campo para ayudar a un matrimonio cuyo marido asegura ser acosado por un coche fantasmal que mató a su única heredera.

Mis más sinceras felicitaciones a La Biblioteca de Carfax una vez más. Con publicaciones así, me tienen encandilado. El mejor Terror inédito o nuevamente a disposición del aficionado. Ese mismo que busca a veces entre legajos, crema sobre crema, pastel sobre pastel con chocolate negro. El más terrorífico de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *