Reseña: La Mejor Venganza, de Joe Abercrombie

lamejorvenganzaAlguien debería decirle a Joe Abercrombie que escriba más deprisa.

Si queréis que os diga la verdad, cada vez que leo un libro de Abercrombie lo primero que pienso es que me da mucha envidia no escribir como lo hace él. Hasta ese punto me parece un gran escritor.

La trilogía de La primera ley (La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes) me pareció una lectura imprescindible de una calidad abrumadora. Lo siguiente que me tocaba, claro, era ponerme con los tres libros que complementan la trilogía sin pertenecer a ella.

El primero de ellos es La mejor venganza, que es el que nos ocupa en este momento. Aquí la acción se aleja de la Unión y nos lleva hacia Talins, la tierra comandada por el Duque Orso. Vaya por delante que, ciertamente, esta es una novela independiente que se puede leer sin haberse acercado a La primera ley. Ahora bien, existen guiños y claras conexiones que hacen que hacen de la lectura de este una experiencia mucho más rica. Para empezar, uno de los protagonistas tenía un papel secundario (muy secundario) a partir de Antes de que los cuelguen. Para seguir, también conocemos la relación del Duque Orso con la Unión (su hija es la esposa del rey), y por el camino también nos encontramos con otros personajes que tuvieron sus apariciones en la trilogía. Algunos de ellos aquí obtienen la presencia que demandaban desde sus pequeñas apariciones en la trilogía, como el mercenario borracho Cosca, o la pelirroja más peligrosa de todo el orbe del mundo. Amén de personajes mencionados de pasadas (un tal Nuevededos, o El Tullido).

Bien, la trama de La mejor venganza nos presenta a Monza Murcatto, también conocida como “la serpiente de Talins”. Ella es una mercenaria al mando de Las Mil Espadas, una fuerza militar mercenaria que rinde pleitesía al Duque Orso. En las primeras páginas conocemos a Monza y asistimos a un intento de asesinato que resulta brutal y sanguinario. Es imposible que alguien sobreviva a algo así, pero los astros se alinean para Monza. Y después de una larga recuperación, arrastrando unas secuelas que la impiden seguir siendo tan peligrosa como antes, decide que no puede dejar a los culpables impunes.

Lo que hace Abercrombie en esta novela es presentar su versión de cualquier historia de venganzas que hayas podido ver y o leer. En varios momentos de su lectura me vino a la cabeza Kill Bill, aunque desconozco si la película es anterior a esta novela o posterior. La trama de La mejor venganza se divide en siete capítulos, tantos como perpetradores del intento de asesinato hubo. Y como ocurría en la citada película de Tarantino, cada segmento de la historia es la persecución y caza de cada uno de esos asesinos.

Para llevar a cabo su venganza, Monza Murcatto se rodea de un variopinto grupo de personajes que son la pura esencia de la suciedad con la que escribe Abercrombie (dicho esto como un piropo, no como algo negativo, en el sentido de que logra transmitir las mayores bajezas del ser humano). Así, como ocurría en Antes de que los cuelguen, nos encontramos con un grupo de personajes obligados a convivir aún siendo absolutamente diferentes entre ellos y, en muchos casos, odiándose unos a otros.

Sinceramente, el desarrollo de la historia resulta brillante, los personajes son ricos en matices y las interacciones entre ellos los hacen más creíbles y cercanos. Además, Abercrombie no desaprovecha la posibilidad de hablar sobre la guerra y sus vicisitudes, sobre la venganza y sobre la política. El mundo en el que ha situado esta serie de novelas es amplio, inmenso y lleno de matices, y con esta novela no ha dejado de crecer.

Para mí, un escritor necesario en cualquier biblioteca que se precie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *