Reseña: Sykes, de Pierre Dubois y Dimitri Armand

SYKES_TAPA_ES.inddEntre reducto y reducto gusta encontrar historias así. En principio clásicas, de ese Oeste que tanto gustaba a nuestros padres, pero cuya espinita quedó clavada en nosotros que los vivimos junto a ellos. Ahora alcanzamos aquella/su edad de por entonces y lo revivimos de otra forma. Ahora (por lo menos yo) veo estas tramas del Oeste con otros ojos. No son sino misiones, devociones, venganzas y desasoiegos en los que nos veríamos inmersos muchos si viviéramos aquella época. Cambiando el escenario, nada muy diferente a lo que hoy en día sería una trama de novela negra. Por eso, y quizás por eso, ahora que leo con otros ojos, me ha podido llegar a gustar tanto una historia como Sykes, una de las últimas novedades que acaba de publicar Ponent Mon. Un tomito genial y llevadero con el que vivir una aventura de esas, de las de antes, en las que el rencor de un justiciero del salvaje Oeste, lleva a la busca y Sykes02captura de forajidos, criminales capaces de matar a una madre.

Un western que no es nada idílico donde “Sentence” Sykes es una leyenda viva.

Al menos por ahora.

Con Sykes volvemos a lo clásico: al héroe, almas difíciles y desilusionadas llevando su condición como una cruz. Todo en un entorno con el que gozas desde la primera página con el tremendo dibujazo del siempre recurrente ya Dimitri Armand. Paisajes enormes y salvajes y la ley del más fuerte siendo siempre la mejor. Y mejor ilustrada. Verás claramente exaltada (el talento es lo que tiene) la ropa empapada, la suciedad, wl whisky adulterado, el tocino y los frijoles. La esencia del polvo del camino. La sangre caliente o el olor del cuero impregnado en el sudor de caballos sin aliento. Todo esta historia se lee de una sola vez y en menos tiempo de lo que tarda un jinete del Pony Express en cambiar su montura.

Sykes03El escenario que monta el gran Pierre Dubois es sólido y convincente. «Sentencia» Sykes regresa a sus colinas natales, el joven Jim Starret reconoce de inmediato a una leyenda del Oeste, digna de las historietas con las que aprendió a leer y de una forma terrible la temible banda de los Clayton asesina a la madre de Jim ante él. Desde entonces dar caza a esos demonios es su única obsesión. Todo está aquí. La atmósfera, los duelos, los espacios abiertos, la indiferencia del héroe, la herida secreta, berlinas, los olores y la estupidez de los malos. Lo leí dos veces. Me dio la sensación de que sería aún mejor con una segunda lectura. No me equivoqué.

Sykes01Un excelente western en la línea de las recientes obritas maestras del 2015 como Undertaker o Stern. El escenario de Sykes reúne todos los códigos del género, cayendo muy poco en los clichés. La ruptura narrativa y la fluidez cambian según la situación y los acontecimientos que se producen, refuerzan la inmersión en la aventura. Sykes cuenta con lo importante: personajes bien construidos, dibujo extra y algunas escenas sorprendentes. Decidí probar Sykes y un tema se ha confirmado en mi interior: soy amante del nuevo western a más no poder. Quizás si tuviera que achacarle algo, una desventaja (o no), es que no deseaba que llegara tan pronto el final. Aunque no cuenta claramente con una cerrada conclusión Sykes04que duda cabe que Sykes hubiera dado como poco para un díptico.

Fans del western, os recomiendo leer este cómic encarecidamente. A los demás, depende de ustedes ir expandiendo sus gustos. Sykes os tiende una buena mano, desde luego. Un western de los que sin duda disfrutarían Sergio Leone, Quentin Tarantino o Sam Peckinpah, o los amantes de sus grandes obras cinéfilas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *