Reseña: Humo y Espejos, de Neil Gaiman

Humo y espejos_135X220Las antologías de relatos son golpecitos en el pecho que hay que sufrir. Es una sensación a la vez que tensa, gloriosa, si encima te pones con una selección del género que más te gusta, además de un autor que sabes que es noventa y nueve por ciento calidad. Pese a que estamos en un país que por norma general las antologías de relatos han sido denostadas por lectores en los stands (de ahí quizás que no se indique en la portada), poco a poco va cambiando la cosa. La verdad que nunca supe por qué…, ¿quizás por qué si dices que estás leyendo cuentos suena algo infantil? Nada que ver. Ni idea. Pero si van por ahí los tiros, ya tenemos otra certeza más de que vaya país lector en el que vivimos. Todo autor (súper famoso, Premio Pulitzer, Nobel de Literatura incluso) empezó escribiendo relatos. Todos. Y gracias a que es difícil saber qué se publica, el fan acérrimo lector de hoy tiene que estar al día con noticias varias para saber si dicha antología de cierto autor se publica, publicará en breve o si hay que rogarle a la editorial para que lo traiga de una vez. A los que estamos “locos de la cabeza” las redes sociales nos están ayudando bastante con eso… También hay que decirlo.

Y así Editorial Salamandra publica por fin en la tierra de conejos Humo y Espejos (Smoke and Mirrors), la tan aclamada antología al otro lado del charco, del gran Neil Gaiman. Una recopilación de treinta relatos, poemas narrativos y piezas breves que ofrece una gran variedad de aventuras, sucesos y visiones múltiples del fantástico narrativo. Publicitada astutamente como una buena sesión y sensación de velada con humo y sombras que a más de uno le pondrá piel de gallina. Todo aquel que conozca a Gaiman de sus otros libros o cómics tan míticos como su serie Sandman; sabrá que estamos ante un gran maestro prestidigitador que es capaz de despertar los sentidos y mantener tu mente lo más alejada de lo terrenal. Una mente que se dispersará en un universo infinito de posibilidades.

Humo y Espejos es una recopilación de cuentos que se editaron en diferentes publicaciones, aunque también contiene otros relatos inéditos hasta la fecha creados con el propósito de que vieran luz por primera vez en este volumen. La diversión comienza desde la primera página donde en la introducción se explica el por qué del título en sí. “Cómo los espejos y el humo han sido utilizados por los magos desde la época victoriana y cómo los espejos parecen decir la verdad, pero se pueden utilizar para engañar y/u ofuscar la realidad…”. Y eso quiere decir Gaiman en ese sentido: las historias son como espejos mágicos que podemos usar para contarnos cosas que no veríamos de otra manera.

También se aporta en dicha introducción algo que me encanta y que también decidí meter en mis futuras antologías después de vérselo al tito Stephen King. No es otra cosa que un párrafo corto por historia, donde se cuenta como cada uno de los relatos llegó a ser lo que es, de donde vino la inspiración, idea, o qué hecho exterior influye en la historia o si nació de la nada. O como y dónde se publicaron si alguna vez lo hicieron. Maravilloso. Contiene relatos de toda índole. Pueden ser de una página o varias. En diferentes formatos: la mayoría en prosa, algunos en verso, una sextina… No hay un solo tema, pero todos ellos están dentro del reino de lo fantástico, la ciencia ficción, el horror, la fantasía, argumentos que van desde lo absurdo y divertido, a lo loco y francamente horrible. Todos aportan ese golpecito en tu pecho. Te trasladan y evocan ese tipo de sensación de otro mundo. O de este. Pero gustosa. Leí Humos y Espejos durante un mes. ¿Por qué tanto tiempo para alguien que lee tan rápido como yo? Quise saborear cada palabra. Te das cuenta muy rápidamente de que es caviar cada página que transitan tus ojos. Y soy sincero, leí algunas historias dos o tres veces al día, aunque me salté al principio los poemas ya que no son realmente mi taza de té, como diría cualquier inglés. Pero volví a ellos y presencié que también tenían su aquel.

Por norma general no hago mención a los argumentos de relatos. El spoiler llama a la puerta demasiadas veces con historias tan breves. Eso me pone de los nervios. Sí que diré que mostréis especial atención a Caballería, la historia donde una vieja dama inglesa encuentra el Santo Grial en una tienda de caridad… Ufff, ¿veis? Vaya tela…

O a El estanque de los peces de colores y otros cuentos, El puente del trol o a La reina de cuchillos. O las dos últimos historias del volumen, dos que ya se han instalado en mis historias favoritas cortas hasta el final de los tiempos. Misterios de un asesinato y Nieve, cristal, manzanas. Son tan buenos que vale la pena comprar el libro sólo por ellos. En el primero, el autor juega con la historia de la Creación y los bandos de Ángeles y Demonios. Algo que se le da realmente bien, ¿no? Jeje. Un joven atascado en Los Angeles cuyo vuelo se retrasa y mientras hace tiempo durante la noche ve una vieja que después de un breve encuentro sexual lo lleva a… Ufff, calla, calla.

De Nieve, cristal, manzanas sólo diré que ya nunca volveréis a ver a Blancanieves de la misma manera.

Humo y Espejos. Archirrecomendable. No digo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *