Reseña: El extraño verano de Tom Harvey, de Mikel Santiago

el-extrano-verano-de-tom-harvey-mikel-santiagoDescubrí a Mikel Santiago con El mal camino e inmediatamente supe que estaba leyendo a un autor destinado a las grandes ligas, con fuerza narrativa de sobra y un estilo bien definido. Consolidé esa idea al leer su primer libro, La última noche en Tremore Beach. Sus novelas, las tres incluyendo esta última, El extraño verano de Tom Harvey, son thrillers de misterio, con algún elemento sobrenatural superficial. Sus novelas, además, están ambientadas en parajes paradisíacos, desde Tremore Beach a la campiña francesa o, en este caso, Salerno, en Italia.

La historia comienza con Tom Harvey recibiendo una llamada de su exsuegro, una llamada que no responde en ese momento y que olvida devolver. Dos días después es su exmujer la que le llama, en este caso para decirle que Bob Ardlan, el exsuegro en cuestión, ha muerto. Carcomido por la culpa, sabiendo que la hora de la muerte fue establecida apenas quince minutos después de realizar aquella llamada, Tom Harvey se desplaza hasta allí para acompañar a su exmujer, de la que sigue enamorado, durante esos duros momentos.

La muerte de Bob Ardlan es un acontecimiento importante, estamos hablando de uno de los pintores más famosos del siglo, y todo apunta a que ha sido accidental… o un suicidio. Pero ni a Tom Harvey ni a la escritora Stelia Moon, amiga del pintor, les cuadra ninguna de las dos opciones. Empezando como una conversación juguetona, ambos empiezan a elucubrar sobre la posibilidad de que hubiera algo más escondido detrás de esa muerte. Y claro, al tirar del hilo, empiezan a encontrar cosas.

El extraño verano de Tom Harvey es un “Quién lo hizo” bien elaborado, bien escrito y mejor llevado. Con un ritmo trepidante, narrado en primera persona desde el punto de vista de Tom Harvey, artista de jazz en horas bajas que también trabaja como guía turístico en Roma para poder llegar a fin de mes, tened por seguro que esta novela os va a hacer dudar en más de una ocasión y en más de una dirección. Porque cuando creas estar seguro de quién ha sido el asesino, una nueva información te hará sospechar otra cosa.

Desde luego, Mikel Santiago tiene todas las papeletas para erigirse como un escritor al que seguir la pista. Si sigue escogiendo sus ideas tan bien, desde luego que le auguro mucho éxito. Sus novelas son frescas, divertidas y tienen un ritmo que no para. Además, los personajes de El extraño verano de Tom Harvey están bien perfilados (algo fundamental en una novela tipo Cluedo como esta), con unas personalidades claras e inconfundibles, y todo lo que se menciona en la novela tiene sentido, si no en el momento, sí en el futuro.

Al misterio que rodea la muerte de Bob Ardlan se le van sumando elementos secundarios, como la muerte de una modelo unos meses atrás, que aparentemente no tiene mayor relación con Bob que el hecho de que fuera él quien encontró el cadáver, o los secretos que cada uno de los personajes parecen guardar, y la relación entre Tom y Elena, su exmujer. Y todo ello en un paisaje al que dan ganas de emigrar hoy mismo.

Gran libro. Por el momento, Mikel Santiago ha logrado tres de tres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *